Tag Archive: concha nácar


Aqui de nuevo con pruebas sencillas que les ayudarán a identificar entre perlas. Muchas de estas pruebas de identificación eran utilizadas para -principalmente- identificar las perlas de cultivo de las perlas falsas o imitaciones. Sin embargo, hoy en día incluso pueden servir a identificar entre diferentes tipos de perlas, como sería entre las perlas de río, las perlas Akoya de Japón/China, las perlas tahitianas o negras y -por supuesto- las perlas del Golfo de California.

Asi bien, para esta prueba utilizaremos otro elemento natural, pero opuesto al que ya utilizamos anteriormente: el AGUA. A diferencia de la prueba del fuego -que es muy divertida cuando se utiliza en perlas falsas- la prueba del agua no es destructiva pero puede tener un valor estético si se utilizan las perlas adecuadas. Para entender de lo que estoy hablando necesitamos ver algunas imágenes y hablar de unos términos arcanos conocidos bajo los nombres de “oriente” y “sobretonos”.

El Oriente/Los Sobretonos

Mucho se habla del “oriente” de las perlas. Discusiones por grandes “conocedores” hablan sobre la inusual y bella apariencia del “oriente” pero para la mayoría de estos “expertos” es difícil explicar lo que es el oriente (probablemente porque nunca han observado una perla con este atributo). Asi que empezaremos a desmitificar este bello atributo visual de las perlas… primero, con el concepto mismo:

La luz, ya sea natural o artificial -cuando la perla es noble-, se refleja totalmente en la pulida superficie y le da ese brillo especial; la claridad rodea a la perla de un vivo reflejo aterciopelado y suave que a veces se tornasola; y el oriente resulta de la curvatura de las laminillas superpuestas, lo que hace que los efectos de la reflexión de la luz den a la joya una sensación de diafanidad absoluta. (Fuente)

¿Difícil de entender? Es una buena descripción de una perla, pero no ayuda mucho a entender el oriente ya que utiliza en una sola definición varias propiedades de la perla: el lustre, la iridiscencia y ese suave resplandor que de la perla emana debido a las capas translúcidas de nácar (a eso se refiere con diáfano). Pero, para dar claridad a  vamos a concentrarnos en un solo concepto: el oriente o sobretono.

Utilizaremos la descripción que a mi manera de ver es la más coloquial y entendible y que viene de la página de “Perlas del Mar de Cortez”:

el oriente se observa como un segundo color o sobretono. … básicamente se trata de un efecto visual que se identifica como si existiesen “aros” concéntricos de colores en la perla.

Para muestra un botón. Veamos una foto con diversas perlas: perlas chinas (de río), imitaciones, perlas akoya japonesas, perlas negras y Perlas del Golfo de California:

En estas fotos podemos apreciar que las perlas Negras y las Mexicanas poseen una iridiscencia especial, que hace que parezca que tienen varios colores y que no poseen solo un color…como se aprecia en las otras perlas. Esos “anillos” de color que parecen flotar sobre la perla se conocen como “oriente” -en las perlas de colores claros- y como “sobretonos” en las perlas obscuras. En este momento no vamos a hablar sobre que es lo que causa que exista este singular efecto óptico, ese tema es para otra ocasión, pero de lo que si vamos a hablar es sobre como utilizar este atributo visual para identificar diferentes tipos de perlas, asi que ¡comencemos!

La Prueba del Agua en Perlas Claras.

Utilizamos un pequeño recipiente de color blanco al cual le ponemos suficiente agua limpia, la necesaria para cubrir las perlas. Nos movemos a un área con buena iluminación natural (no necesariamente al rayo del sol) y allí introducimos diferentes perlas en el agua. ¿Qué va a suceder? El agua funciona como amplificador visual de este efecto visual (oriente/sobretonos), además el recipiente de plástico blanco ayuda a rebotar la luz de una forma óptima sobre la perla: si la perla presenta oriente o sobretono, entonces veremos una gran diferencia a manera de “anillos de color” en la perla. Claro está, si una perla no presenta este efecto…pues se trata de una perla de menor calidad o incluso una “perla falsa”.

Veamos un ejemplo. Tenemos un grupo de “perlas blancas” o de color claro (perla china de río, perla “Mallorca”, otra imitación llamada “Shell Pearl” y unas “Perlas del Mar de Cortez”. Fuera del agua la mayoría de estas perlas tienen una apariencia “de perla normal” (yo le llamaría “muerta”, “apagada” o “lechosa”), excepto por las perlas mexicanas, que presentan un hermoso y fuerte oriente (verde y rosa).

Ahora, introduzcamos esas mismas perlas en agua y el cambio es significativo: las perlas falsas y la perla china no presentan cambio alguno e incluso se ven más blancas, pero las perlas del Golfo de California presentan un par de aros o anillos de color. Aquí observamos el Oriente de la perla con facilidad.

La Prueba del Agua en Perlas Obscuras:

En las perlas de color obscuro es aún más intenso el resultado. De entre las perlas utilizadas – perla negra de Tahití, perla china teñida, perlas falsas y perlas mexicanas- para esta demostración, varias presentaron un buen efecto visual de sobretonos. Pero ahora veamos a las competidoras antes de ser introducidas al agua:

Ahora, veamos a las mismas perlas pero dentro del agua…

En el caso de la perla teñida y la perla tahitiana, el sobretono hace una aparición más fuerte que lo que se puede apreciar a simple vista. Las perlas de imitación -Majorica, imitación y “Shell Pearl”- tampoco presentan sobretonos, aunque habría quien se confundiría con la “Shell Pearl” debido a que en la foto se observa algo similar a un anillo, pero realmente no lo es…este es un efecto visual dinámico y que se puede observar mejor en un vídeo. Ahora bien, la perla mexicana destaca por su tremendísimo efecto de sobretonos: un verdadero espectáculo visual.

Comparando Perlas Claras y Obscuras en Agua:

Este apartado nos sirve para ver las diferencias entre tipos de perlas. Por ejemplo, las perlas obscuras presentan un efecto más marcado y las claras no presentan ningun efecto, tal vez debido a que fueron blanqueadas y pulidas excesivamente…como se hace de manera rutinaria con este tipo de producto.

De izquierda a derecha: perla Akoya, perla de río, perla negra y perla teñida.

Perlas Falsas o de Imitación:

Las perlas falsas no presentan este deseable efecto visual…al igual que las perlas de calidad inferior.

Perlas del Mar de Cortez:

Un rico deleite visual…los colores son variados y dinámicos, algo que rara vez se logra observar en otras perlas. Son estas “pequeñeces”, estos “detallitos” los que hacen que esta perla sea única.

El Video.

Y como en otras ocasiones, he preparado otro video sobre esta prueba ya que este es un fenómeno visual y dinámico. En esta ocasión volví a utilizar la música de “Perlas del Mar de Cortez”, aunque realmente deseaba utilizar la canción “Strange Overtones” (Extraños Sobretonos) de David Byrne…pero ya conocemos las políticas de YouTube al respecto, asi que si tienen esa canción ponganla con el video y lo podrán disfrutar de una manera diferente.

Hasta la próxima entrega…

Con enorme gusto y satisfacción damos aviso de la presentación de tres collares de perlas para este año 2010. Al igual que los collares de perlas que han sido producidos en México desde que comenzó operaciones la granja de “Perlas del Mar de Cortez”, estos collares se han elaborado con perlas de las cosechas 2010, 2009, 2008 e incluso del 2007, por lo que lograr un buen collar de perlas es un asunto de extrema paciencia.

¿Qué hace que estos collares sean tan especiales? Bueno, pues que son perlas producidas en México, en el Golfo de California -una región reconocida mundialmente por sus perlas- y que son las únicas perlas que se producen bajo los estándares del Fair Trade Gems (o “Gemas de Comercio Justo”), que son perlas que se producen en la ostra “Concha Nácar” ú “Ostra de Labios Arcoiris” (Pteria sterna) por lo que son las perlas de cultivo más raras que se producen en el mundo y que además fluorescen de color rosa-rojo bajo rayos UV y que no reciben tratamientos (físicos ni químicos)… faltaría agregar mucho más para decir cuán especiales son estas perlas, pero esto es nada más para sentar las bases.

Lo que ahora falta por hacer es realizar una presentación de estos tres collares de perlas de la edición 2010:

Collar 2010 – A

Un collar graduado, de 50.8 cm (20 pulgadas), hecho con 49 perlas barrocas (con diámetro de entre 8.0 y 8.7 mm) de calidad “B” (lo que quiere decir que hay imperfecciones en las perlas y el lustre no es muy alto). Sin embargo, su color gris claro y lo tornasolado de las perlas lo hace una pieza realmente excepcional. La perla central mide 8.7 x 9.1 mm. Este collar posee un broche de oro amarillo sencillo de 18 K.

Collar 2010 – B

Este es un collar excepcional por su costo:beneficio. Se trata de un collar de perlas barrocas suavizadas (no por acción humana), en pocas palabras: son perlas que son asimétricas pero cuyas formas suaves dan una apariencia casi esférica. Ahora bien, es poco común que las perlas de cultivo del Golfo de California sean redondas (por razones que expondremos en un futuro) por lo que la forma “esférica” alcanza mucho mayor valor que la forma más común -la asimétrica o barroca- por lo que este collar logra un bajo costo con una gran apariencia.

Este collar graduado mide 48.26 cm (19 pulgadas) y consta de 51 perlas con una talla de entre 8.0 y 8.6 mm de diámetro; posee perlas de calidades A y A+ (de muy buen lustre natural y de superficie limpia) con colores excepcionales, para disfrutar de un collar multicolor con perlas rojas, verdes, azules, grises, negras y moradas… un verdadero arcoiris visual. Al igual que el collar anterior, viene con un broche de oro amarillo de 18 K.

Collar Especial “Bicentenario” 2010

Este es un collar realmente excepcional, una pieza de joyería digna para una Reina y algo que no cualquiera puede poseer. En nivel de exquisitez -a falta de mejor palabra- solamente están “Stella maris” (2009) y “Bohéme” (2008). La perla central es un increíble perla morada con increíble sobretono verde (de la cosecha 2010).

El collar multicolor consiste de 49 perlas semi-rendondas de entre 8.7 y 11.6 mm de diámetro en calidades A+ y Gema, con los colores más intensos, el lustre más alto y los colores más bellos que se puedan producir en una perla de color natural. Este collar graduado no incluye broche, ya que usualmente el comprador adquiere un broche especial para esta pieza única. El largo final del collar será de entre 19-20″ (48-52 cm), pero aún no ha sido preparado asi que no sabemos a ciencia cierta.

Hasta el momento el collar lo hemos nombrado “Bicentenario”, pero este nombre será cambiado por su dueño: en la más pura tradición perlífera, estos collares excepcionales reciben un nombre o son “bautizados”, a la usanza de otros collares famosos antiguos o incluso de perlas. En el mundo actual, la vasta mayoría de collares producidos no merecen siquiera un mote o apodo…pero los collares de Leyenda, de producción limitada y de la más alta calidad si son merecedores de esta distinción.

¿Dónde están los otros Collares de Perlas del Mar de Cortez?

Solamente hemos logrado producir 8 collares especiales -con características similares a las del collar “Bicentenario”- y siempre hemos querido que se queden en México, pero esto no ha sido siempre posible. Así que ¿dónde están los collares? He aquí el listado:

  • 3 collares en México, incluyendo los tres más perfectos y hermosos: “Stella maris”, “Bohéme” y “Balandra”.
  • 2 en Estados Unidos (“Marié” e “Isabella”)
  • 1 en Italia
  • 1 en Nueva Zelanda

En el caso de “Bohéme” tuvo la distinción de aparecer en el libro de “Pearls” de los gemólogos Hubert Bari y David Lam, libro donde los autores mencionan lo siguiente (página 86) sobre las “Perlas del Mar de Cortez”: “It is perhaps the most beautiful pearl to have been cultured up to now” o en Castellano: “Probablemente sea la Perla más bella de todas las que se cultivan hasta el día de hoy” (Hubert Bari & David Lam. 2010. Pearls. Skira. Italia. 336 páginas).

¿Dónde se quedará el collar “Bicentenario”? ¿Cuál será su nombre definitivo? Eso lo sabrán aquí mismo…pronto…

En esta nueva entrada hablaremos de un tipo de perla que es algo desconocida entre muchas personas. Se trata de una perla de cultivo conocida con el nombre de “Perla Keshi”. La palabra “keshi” es viene del idioma japonés, y es la palabra que se utiliza para referirse a las semillitas de la amapola (asumo que la variedad que termina siendo utilizada en aderezos para ensalada) o lo que en inglés llaman “Poppy Seed”.

En México, esta palabra es aún raramente utilizada pero tal vez habría una palabra que se podría utilizar de manera equivalente: “Morralla”, que era el nombre que se le daba a las perlas naturales pequeñas (de tamaño inferior a los 5 mm). A pesar de lo anterior, el mercado internacional las conoce bajo este nombre génerico, asi que será el que utilizaremos.

Se conoce con el nombre de “keshi” a una perla de cultivo (no natural, a pesar de lo que digan algunos) que se forma de manera “accidental” cuando uno intenta producir una perla de cultivo (para más información, visita esta página), por lo que en su formación intervino el Ser Humano. Las perlas Keshi tienen una estructura interna peculiar y los gemólogos pueden distinguirlas de las naturales con ayuda de los rayos X. Estas perlas usualmente tienen tamaños menores a los de las perlas de cultivo, aunque hemos visto perlas keshi de los Mares del Sur (de Pinctada maxima, la ostra perlífera más grande del mundo) hasta en 16 mm. La foto de abajo nos muestra perlas mexicanas de cultivo (de esta cosecha); a la derecha tenemos perlas de cultivo “tradicionales” (con núcleo de nácar) y a la izquierda las perlas keshi, y la diferencia en tamaños es notoria…

Bueno, pero pasemos ya a ver algunas fotos de estas singulares perlas de cultivo. Y este año tenemos especímenes de mayor tamaño que en previos años…probablemente debido a las excelentes condiciones de cultivo de los meses invernales.

Por ejemplo, aqui tenemos un bello ejemplar con longitud máxima de 10 mm, excelente forma (ovalada), coloración obscura y gran lustre…una rareza entre keshis.

Pero una de las cosas que caracterizan a las keshis es lo variado de sus formas, asi que ahora veamos algunas formas inusuales.

Estas perlas tienen otra cosa que las caracteriza mucho…por lo menos a esta variedad de perlas (del Mar de Cortés, México): su variado colorido y sus intensos sobretonos. Las keshis de Asia podrán ser más grandes, pero nunca he visto una keshi más hermosa que las que se producen aqui en Bahía de Bacochibampo, Guaymas, Sonora, México.

Hasta la próxima…los dejo con esta otra keshi que parece que quiere “colgar los tenis” como decimos -coloquialmente- en México…

Perlas Naturales… la sola frase puede llegar a causar desde un nacarado éxtasis hasta un enorme coraje (dependiendo de en que parte de la pirámide alimenticia te encuentres). Pero asi es, cada año tenemos la fortuna de encontrar unas cuantas perlas naturales dentro de nuestras ostras en cultivo. La cantidad fluctúa tremendamente, dependiendo de las condiciones ambientales (algunos incluso dicen que depende del antojo del “Sindicato Único de Perlicultores de la Nación”  -SUPENA- y de su eterno líder, democráticamente electo…por supuesto) y la presencia/ausencia de ciertos bio-elementos (“bichitos” diría mi Madre) que hay en el agua de mar, debido a estas condiciones.

Total que el año 2007 fué increíble para la cosecha de perlas, mientras que el 2008 y 2009 no lo fueron en cantidad…pero si en su calidad (ver la historia de “La Perla de la Virgen” en este mismo Blog). Este año 2010 parece querer repetir al 2007 en cantidad y calidad.

Asi que, antes de seguir con los datos de la cosecha de perlas naturales de este año, veamos un video de la cosecha de perlas naturales del 2007:

Ahora bien, como pudieron ver en el video, las perlas naturales se encontraban dentro de un saco semi-traslúcido en el manto (un órgano muy especializado, que entre sus varias funciones posee la capacidad de secretar nácar) de las ostras. La diferencia con las perlas de cultivo tiene que ver con el sitio donde se desarrollan estas /dentro de la gónada) y que no hay intervención humana en la producción de perlas naturales…nosotros simplemente las encontramos: son una gran sorpresa (similar a la que te dan cuando te dicen que tu esposa está embarazada con gemelos). Para que vean la diferencia en la extracción de perlas naturales (el video de arriba) con las de cultivo, vean ahora este video:

Se aprecia claramente como estas dos variedades de perlas tienen una manera diferente de “ver la luz” o venir a este mundo. También podrán notar la diferencia en tamaño entre las perlas naturales -que suelen ser de mucho menor tamaño: 3 a 7 mm- y las de cultivo -con un tamaño promedio de 9 mm- pero otra importante diferencia es la cantidad de perlas que puedes obtener en una cosecha: siempre obtendrás muchas más perlas naturales.

Más adelante podremos hablar de las perlas naturales: su incidencia, que hace que se formen (¡ un granito de arena ! si…como no: también prometieron bajar los impuestos y no realizar aumento a las gasolinas), pero en este momento solo quiero poner fotos y detalles de algunas de las perlas naturales que hemos obtenido, asi que… ¡comenzamos!

Esta es una simpática perlita natural que mide 1 cm en su parte más ancha. Tiene mucha personalidad: parece una tortuguita terrestre, con todo y su pequeño ojo.

No es el ejemplar más bello que hemos tenido, pero si uno de los más simpáticos… junto con otras perlas que hemos tenido antes con formas de: corazón, una cara de gato, bala (nada de uso exclusivo del ejército, que quede claro), tortólitas, un alienígena (creo que era un “Gris”) y el francamente agringado “Mickey Mouse”.

Los siguientes ejemplares son mucho más hermosos y con formas más “normales” para las perlas… ¿normales? se preguntarán algunos… pues ¡porque no son formas redondas! Y asi es…raramente hemos encontrado perlas naturales perfectamente redondas…excepto por aquellas que son realmente diminutas (menos de 3 mm).

A la derecha tenemos un par de perlas que miden 7 mm cada una y con formas ovoides, ligeramente achatadas, que son formas muy típicas de las perlas naturales. Sus colores obscuros las identifican claramente como “perlas negras”, aunque en lo personal detesto este nombre o referencia: las perlas del Golfo de California no son negras sino multicolor o tornasoladas…

A continuación otras perlas de tamaños menores, pero no por ello menos bellas…de hecho, tal vez más bellas…

Estas tres bellas perlitas naturales miden unos 5 mm, pero lo que les falta de tamaño les sobra en belleza.

Y estas últimas 3 perlitas (de 3 mm de diámetro) incluso presentan un efecto óptico muy deseable conocido como “ojo de pescado”, que es causado por la presencia de fuertes sobretonos.

Ya por último…un par de hermosísimas perlas naturales de 8 mm, de colores diametralmente distintos: una de gris claro con un suave sobretono color rosa, la otra de un azul claramente eléctrico….En nuestra próxima edición hablaremos de las perlas “keshi” o perlas de cultivo sin núcleo…¡hasta la próxima!

Al fin llegó el momento más anhelado por cualquier auténtico Perlicultor: LA COSECHA. Este año esperamos una menor cantidad de perlas que el año 2009, pero por lo que estamos viendo las perlas van a ser bastante más hermosas que las del año pasado.

Todas estas perlas se han cosechado de nuestra granja en Guaymas, Sonora, situada en la parte central del Golfo de California (o Mar de Cortés). Todas estas perlas proceden de la ostra “Concha Nácar” (Pteria sterna) y no tenemos producción de perla de “Madreperla” (Pinctada mazatlanica)…esto lo dejo asentado aquí porque hay muchas personas que -año tras año- siguen afirmando que nuestra producción de perlas incluye esta última especie, asi que aprovecho este espacio para DESMITIFICAR este hecho, por lo tanto, nuestras perlas fluorescen de color rosa-rojo bajo rayos UV de onda larga y esta es la única perla del mundo que tiene esta característica.

Datos interesantes de esta cosecha es que -aparentemente- tendremos perlas con formas más suaves y redondas, pero con un grosor de nácar muy muy bueno. Por ejemplo: una perla con tamaño de 13.7 mm (diámetro) fué implantada con un núcleo de 9.5 mm, por lo que el grosor del nácar es de 4.2 mm (total) o de 2.1 mm por lado…eso es un grosor de nácar típico de perla de los Mares del Sur o South Sea Pearls, una calidad altamente envidiable.

Los colores tienen una tendencia al gris claro, pero los colores obscuros son muy intensos, como se puede ver en la imágen de abajo:

En la siguiente imágen escogí perlas de colores claros y formas barrocas, donde se aprecia la típica iridiscencia de la Perla del Golfo de California:

A continuación, las perlas más coloridas del grupo:

Por último, las perlas que considero de las más hermosas hasta el momento, básicamente perlas calidad “Gema+”, con lustre alto (natural, no pulido), colores intensos y superficies limpias y perfectas…bellas entre las bellas, perlas dignas de una Reina.

La Perla morada de arriba será utilizada como pieza central para el collar de producción limitada que saldrá este año.

Y aunque hay muchas más fotos, no puedo poner todas este momento… pero aqui les dejo mi perla favorita de toda la cosecha. La bauticé con el nombre de “Matryoshka”, en honor a las muñequitas rusas con las cuales comparte su original forma. Sus colores son de lo más intenso y redefine el término de “aubergine” o “berenjena”.

Bueno, salgo a cosechar de nuevo…que tengan un excelente fin de semana.

Perlas y Conchas

A solicitud de varios de nuestros visitantes y lectores (¡ ayer rompimos la barrera de las mil visitas para el mes de Mayo ! ¡ Gracias !) hemos dicidido incorporar una nueva sección dentro del mismo donde ofertamos un muy limitado número de piezas -principalmente conchas y joyería- para que las puedan adquirir o coleccionar.

Estas piezas se encuentran entre las pestañas de “Home” y “¿Quiénes Somos?” y que se llama “Productos Disponibles“. Es un pequeño catálogo de piezas que sirve de micro-muestrario (para quienes deseen ver más de 100 productos diferentes, deberán de visitar nuestra joyería en Guaymas, Sonora, dentro de las instalaciones del “Tec Milenio”) pero que han sido seleccionadas personalmente -debido a sus características únicas- y puestas a su disposición con un muy buen descuento.

Asi es, tenemos ya publicado en la red -gracias a YouTube- nuestro video Original sobre las “Perlas del Mar de Cortez”. Este fué un proyecto que teníamos en mente desde hace varios años, pero no habíamos tenido ni el tiempo ni el dinero para invertir en una producción original. No llegamos al punto idóneo en el cual te sientes 100% satisfecho del video por falta de recursos fílmicos (yo quería una toma de video de un huracán en acción sobre la granja de perlas… pero cuando esto sucede uno usualmente se refugia en su casa) o de vestuario (no pudimos sacar una tropa de “conquistadores” españoles caminando penosamente por el desierto) y -lo que más nos apena- fué no conseguir una voz profesional (por falta de tiempo primordialmente) para la narración del video en español (me gustaba la voz de Katy Amavizca para la versión en español).

Sin embargo, el video quedó al 98% de nuestro gusto y expectativas y queremos compartirlo con ustedes ahora. A pesar de haber sido producido en el año 2008 (la versión “Gold” o definitiva salió en Diciembre de ese año) preferimos tener el video solamente disponible en DVD durante todo el 2009 y fué hasta este año que tomamos la decisión de compartirlo públicamente.

El video se presenta en dos partes debido a las restricciones de tiempo impuestas por YouTube. La primer parte es más una presentación de la perla en México y la segunda parte trata sobre el cultivo comercial de perlas en Guaymas, Sonora. Los pongo a su disposición y espero los disfruten…


Queremos agradecer a todas las personas que participaron directamente en este hermoso proyecto, tal como lo fueron el staff de “Cheques Films” de nuestros buenos amigos Ezequiel “el Cheque” Núñez y Esteban Ibarra (que estuvieron a cargo de la videofilmación, cámaras y edición del video), el gran trabajo de musicalización realizado por Jesús Jaime Delgado Avelar, la excelente voz de la narración en inglés del locutor retirado Charlie Bloomer y fotos tomadas por otro buen amigo, Alberto “el Gordo” Tirado. Otro par de buenos detalles furon proporcionado por el Ing. Benito Sarmiento (por el uso de tu cámara y “casing”, asi como el video de sobrevuelo sobre Bahía Bacochibampo) y el trabajo en 3-D del “Galéon Español” realizado por Abraham Castro de “Onix“. Un video realizado 100% en Guaymas, Sonora.

El guión del video fué elaborado por nostros (“trío perlero”), adicionalmente a tomas de videos y fotos que nosotros realizamos.

¿Agradecimientos adicionales? ¡Claro! Hay muchas personas a quienes agradecerles la producción de este video y entre ellos tenemos a:

“El Buzo Yaqui” – Adrián Amarillas Casillas, a Rocío Mendoza Alvarez y Diana Burgoin, asi como a Karla Valdéz Luna (quien posa en una de mis mejores fotos), a Sergio Farell Campos -amigo y antiguo mentor-, al Tec de Monterrey por haber mostrado Fe en nuestro proyecto escolar y -por supuesto- a nuestro grupo de “Yaquis Perleros” lidereados por Jesús “el Pípi” Valenzuela.

Los invito a dejar sus comentarios… yo se que para dejar un comentario se requiere de un correo electrónico (e-mail) pero para quienes no desean dejar sus comentarios para no poner su correo les digo lo siguiente: no es necesario ingresar un correo real… utilicen este chachalaca@chachalaca.com.mx (hagan “copy & paste”) y verán que no es necesario.

El día de hoy me tocó revisar el nuevo libro de la CIBJO sobre perlas (conocido como el “Blue Book” o “Libro Azul”). Para quienes no conozcan este “famoso” libro ni sepan de que trata, se los voy a presentar de una forma sencilla: la CIBJO es la “Comisión Internacional de Bisutería, Joyería y Orfebrería” y son quienes dan los lineamientos sobre como referirse a cuando uno vende o comercializa un producto que esté bajo ese abanico de posibilidades. Dicho de otra forma, un joyero podría utilizar los libros de CIBJO para vender sus productos de la manera más honesta posible, sin realizar una estafa al cliente final. También puede ser utilizado por el mismo cliente para exigir una mayor información sobre el producto de su interés. Desgraciadamente, es de lo más común que tanto cliente como vendedor desconozcan de esta valiosa fuente de información, o lo que es peor: que el joyero/vendedor aproveche el desconocimiento del cliente para lograr una venta fraudulenta.

La venta fraudulenta de gemas de todo tipo -diamantes, rubíes, esmeraldas y perlas- es de lo más común en países como el nuestro, y esto es en parte debido al escaso conocimiento que tiene la población general sobre las características y atributos de las gemas que se busca adquirir. A esto añadimos el factor codicia de muchos y/o su total desconocimiento y/o el hecho de que también ellos fueron timados y asi tenemos un gran pozo de malestar y desconfianza. No han sido una, ni dos… sino decenas de veces que nos ha tocado presenciar algún tipo engaño y fraude en joyería, y para nosotros -que producimos perlas de cultivo- es más sensible aquellos casos que involucran perlas.

Variedades de Perlas Falsas o Faux Perles

Por esta razón y para celebrar la publicación del CIBJO-Blue Book: Pearls (esta liga te permite descargar el archivo PDF directamente desde CIBJO, en idioma inglés por el momento) vamos a comentar sobre los varios “mitos” que permiten el engaño y fraude en la compra o adquisición de joyería de “perlas”. Esperamos que esta nueva serie sea de su agrado o desagrado (habrá quienes terminen con una terrible sensación tras la lectura de esta serie de artículos), pero en el mejor de los casos esperamos que esto les ayude a evitar un terrible error o simplemente que les evite ser timados y engañados. Asi pues, comencemos con esta serie de “Mitos”…

Mito #1: Las “Perlas de Mallorca” o “Perlas Majoricas”

Collar Bi-color de Majoricas

Probablemente este sea el mito o fraude más común de los que nos ha tocado conocer. ¿Cuántas veces no hemos tenido la visita de alguna Señora orgullosa de su gran y fino collar de “Perlas de Mallorca”? Incontables veces. ¿Cuántas veces nos han contado como fué que estando en Mallorca, España, visitaron la “granja de perlas” y pudieron ver como las ostras eran despojadas de sus bellas “perlas”? Otro tanto de veces… y ¿cuántas veces hemos tenido que repetirles que las “perlas de Mallorca” son FALSAS o perlas de imitación o dicho de forma romántica y afrancesada: Faux Perles? Demasiadas. De hecho mi frase favorita es: “LO ÚNICO QUE LAS PERLAS DE MALLORCA TIENEN DE PERLA ES EXACTAMENTE EL NOMBRE DE PERLA” (McLaurin dixit).

Pero si quieren no me hagan caso. Simplemente vayan a la página #6 en el inciso 4.4.4 titulado “Imitation or Simulated” (Imitaciones o Simulación de Perlas). Claramente se menciona que los nombres comerciales -como el caso de “Perlas de Majorica”- no podrán ser utilizados para engañar y se deberá de describirles de la siguiente forma: “Perlas Imitación de Majorica” y que claramente las identifique como perlas falsas. Por lo pronto, aqui tenemos que una autoridad internacional del gremio joyero nos confirma que tan famosas “perlas” son simplemente… imitaciones. Y esto en si no es ningún problema en sí, a menos de que le digan/afirmen que si son perlas naturales o de cultivo y entonces le están defraudando.

¿Cuál sería el problema entonces? Que en la mayoría de los casos las dependientes de mostrador -en tiendas departamentales tales como “Sanborn’s” y “Liverpool” por mencionar un par- simplemente no tienen la más remota idea de lo que venden y han sido entrenados para repetir, al mejor estilo del perico o “merolico” lo que les han dicho que deben de decir. Pero esto no exime del fraude… y no importa si el collar o brazalete o aretes vienen con un certificado de autenticidad: una revisión del mismo le informará que no son perlas auténticas, pero utilizará verborrea tal como “se trata de perlas semi-cultivadas” o que “utilizan materiales originales del mar”. Esto lo veremos a más detalle en las próximas semanas.

Akoya vs Mallorca

Akoya vs Majorica

Pasaron varios años para que un selecto grupo de perlas mexicanas -cosechada en el año 2000 en aguas de Bahía de Bacochibampo, Guaymas, Sonora- regresaran a tierras Sonorenses tras una exitosa gira mundial. Estas aclamadas perlas partieron en el año 2000 hacia la ciudad de Nueva York, donde residieron en el famoso “American Museum of Natural History” como parte de la exhibición conocida como “Pearls: A Natural History” por espacio de un año (y sin necesidad de Visa de trabajo… asumo que esto gracias al apoyo del programa de “trabajador temporal” que inició Vicente Fox en esos años) para luego dedicarse a una exitosa gira mundial en otros grandes museos, en ciudades como: Chicago, París, Londres, Tokio y Sidney. Asi pues, han regresado con mayor conocimiento del mundo y una madurez que no les conocíamos…

Este grupo de perlas -todas ellas producidas utilizando a la ostra “Concha Nácar” u “Ostra de Labios Arcoiris” (Pteria sterna) poseen características únicas en cuanto a color y belleza natural se refiere.

El grupo consiste de:

  • 4 perlas de cultivo (libres) de entre 9 y 10 mm de diámetro.
  • 8 Medias Perlas (o perla Mabé) con tamaños de entre 14 y 25 mm y de formas variadas: desde la forma hemisférica “clásica” hasta formas de gota.
  • 12 perlas “Keshi” (a veces llamadas “morralla”) de formas barrocas y talla entre los 5 y 8 mm.

De este evento museográfico también se produjo un muy buen libro titulado “Pearls: A Natural History” escrito por Neil H. Landman & Paula M. Mikkelsen. Una verdadera joya de libro ya que tiene información muy completa y de todos los temas que giran alrededor de esta nuestra más preciada gema: sobre la biología de los organismos que producen perlas, sobre el cultivo de la perla, sobre la influencia de la perla en la historia de la Humanidad, sobre joyería y gemología. Digamos que de todo en un paquete compacto: definitivamente uno de mis 5 libros favoritos sobre el tema y escritos en el siglo XXI.

Tal vez lo único que no me complace mucho de este libro es la falta de más fotos e información sobre las Perlas del Mar de Cortez. El Museo nos solicitó fotos sobre nuestra granja pero en aquellos tiempos no teniamos muy buenas fotos para ofrecer (teníamos una excelente cámara digital “Mavica” de Sony con resolución de 640 x 480 pixeles)… asi que la culpa recae principalmente en nosotros…

Estas perlas forman parte -ahora- de nuestro espacio de Exhibición en el “Centro de Atención al Cliente” que tenemos en Guaymas, Sonora. Asi que si visita la región no deje de pasar a visitar y saludar a nuestras bellas e infatigables  viajeras.

Y ahora continuaremos con el viaje que dimos inicio el mes pasado, y comenzaremos a desglosar por partes lo que encontramos en la Isla Espíritu Santo, Baja California Sur. Para dar comienzo… tenemos un video (de hecho, en dos partes) sobre nuestra visita a este hermoso sitio histórico:

El Desembarco.

Lo realizamos justo en lo que podría ser considerada una playa rocosa pero no de características de arrecife rocoso, sino de piedra suelta y redondeada, de gran tamaño y que en conjunto dificultan mucho el caminar sobre ellas. Para quienes han visitado las playas de Guaymas, Sonora, tales como “piedras pintas” y “Punta Colorado” o “Las Saladitas” saben a lo que me refiero: las piedras se mueven bajo tus pies, se deslizan, y pueden ocasionar que caigas. La lancha se detuvo justo donde antes existieron rampas de concreto, con el fin de deslizar las lanchas y las artes de colecta y cultivo.

Arribando a las Ruinas de la CCCyPY aunque las rampas ya no se encuentran en su sitio, es interesante hacer notar que utilizando Google Earth se pueden observar “marcas” en el agua, donde muy probablemente estuvieron estas áreas de acceso. Probablemente porque Vivés se aseguró del exitoso desembarco de agua y provisiones (alimentar a los entre 800 y 1,200 trabajadores no era poca cosa), asi como el atraco de los botes que transportarían a personas y bienes (cajas con concha de madreperla). La ausencia de rocas en la zona arenosa y una marcada línea perpendicular a la costa nos habla de la mano del hombre.

Imagen satelital Isla Espiritu Santo, BCSLo que también resulta interesante es que a casi 100 años (en el 2014 se cumplirá un Siglo de la destrucción de la granja) de su último uso comercial, las marcas de la actividad humana no han sido eliminadas por la acción de la naturaleza.

Área de Almacenes

Caminando hacia nuestra derecha (al oeste de nuestro sitio de desembarco), a unos 100 metros de distancia de la línea costera tenemos un área severamente impactada, con escasa vegetación: uno que otro arbusto de “Chivato” (Calliandra sp.), una que otra “Choya” espinosa (Opuntia sp.), esto a diferencia de la vegetación imperante en la zona desértica circundante, que es típica al desierto Sonorense, con la presencia de grandes cactáceas -especialmente Pithayas y Biznagas- y arbustos chaparros y espinosos. Esta área debió de haber sido desmontada y compactada para ser utilizada como área de almacenes.

En su mayoría estos almacenes debieron de haber sido construidos con madera comercial (de la que encontramos restos en estado lamentable de deterioro), los techos debieron de haber sido elaborados con palmera y lámina de madera. ¿Pero qué almacenaban? Me imagino que algunos eran necesarios para mantener alimentos y agua, guarecidos del arrasador sol, pero otros tantos para implementos de uso diario como cuchillos, alicatas, pinzas, malla de gallinero, martillos y clavos, cadenas y cuerdas, hachas y machetes. Otros debieron de haber sido destinados al almacenaje de cajas con concha seleccionada de Madreperla (Pinctada mazatlanica). Según información de primera mano, había cuatro clases de nácar (concha) que se producían en esta granja:

  1. Calidad “Extra” con conchas grandes (más de 15 cm de diámetro), de forma uniforme y sin mancha ni picadura, con un precio de hasta Mil USD por tonelada métrica (precios de 1910).
  2. Calidad “Primera”: conchas de entre 9 y 14 cm y sin mancha ni picaduras. Valor de $400 USD/tonelada.
  3. Calidad “Segunda”: constituída por concha chica (entre 7 y 9 cm) y limpia, pero además con concha de tamaños mayores (9-15 cm) pero con lacras o defectos. Su valor alcanzaba los $200 USD/tonelada.
  4. Calidad “Tercera”: Constituída por conchas rotas o quebrada, y/o con defectos de consideración como manchas y picaduras en al menos el 50% de su superficie.  Raramente alcanzaron un valor de $100/USD por tonelada.

Encontramos evidencia de bastantes conchas de Madreperla en toda esta área, algunas veces en montículos. Sin embargo, la mayoría de estas conchas habían sufrido bastante daño por causa de la exposición a los medios. La concha nácar tuvo un importante valor económico antes de la aparición del plástico, ya que era muy utilizado en la elaboración y manufactura de botones, incrustaciones, cachas de pistola, joyeros, empuñaduras de navajas y usos en joyería. Muchos lugares del mundo tuvieron una floreciente industria con el nácar de sus especies autóctonas, tal como: Broome en Australia, Muscatine, Iowa, en Estados Unidos de América, y -por supuesto- La Paz, Baja California Sur, en México.

Conchas de Pinctada mazatlanica

Conchas de Pinctada mazatlanica

De hecho, el principal ingreso económico para este empresa fué la producción de concha nácar, y las perlas debieron de haber sido un sub-producto importante… un regalo de Dios, ya que en ese tiempo solamente existían las perlas naturales (las de cultivo estaban apenas en proceso de investigación en Australia y Japón). Algunas fuentes mencionan que la cantidad de concha de nácar que se exportó del Golfo de California en el período entre 1580 y 1857 fué de 95 mil toneladas, el equivalente a 277 toneladas anuales (todo producto de la pesca), que si fuese calidad “tercera” hubiese representado cerca de $28 mil dólares de 1910…una cantidad nada despreciable sobretodo si la pasamos a su valor presente (con la ayuda de http://www.measuringworth.com):

$652,000.00 using the Consumer Price Index
$491,000.00 using the GDP deflator
$2,790,000.00 using the unskilled wage
$4,180,000.00 using the Production Worker Compensation
$3,590,000.00 using the nominal GDP per capita
$11,900,000.00 using the relative share of GDP

El camino de la Concha desde BCS al Mundo

Hagamos algo de matemáticas: la granja de perlas (CCCyP) del Dr. Gastón Vivés se dice tenía entre 8 y 10 millones de ostras en cultivo. Se dice que la cosecha de ostras anual consistía en unos 5 millones de organismos. Si una valva de tamaño de 12 cm de diámetro pesa unos 10 gramos y cada ostra tiene 2 valvas hablamos de 20 gramos por ostra, asi que extrapolamos y obtenemos 200 kilos por mil ostras, asi que 1 millón de ostras representarían 200,000 kilos y serían 1 millón de kilos o Mil toneladas anuales. Obviamente aqui hacemos un cálculo no representativo, pero no sabemos cuanto se obtenía de cada calidad de concha, ni el tamaño de las conchas ni otra información importante, pero a donde voy es a esto: una granja de perlas como esta podía proporcionar TODA la producción de concha de nácar extraída por pesca e incluso más. Incluso si reducimos la cosecha a la mitad (2.5 millones de ostras)  tenemos una producción del doble de la de la pesca.

Las granjas de cultivo de ostras si pueden tener un impacto positivo sobre el medio ambiente y tener un buen impacto económico en una región.