Tag Archive: cultivo de perlas


Tras una corta ausencia por nuestras múltiples obligaciones en la granja de perlas y en la Feria Internacional de Lapidaria y Joyería de Tucson, Arizona, hemos regresado para continuar compartiendo nuestras experiencias en la producción de perlas. Y una parte importante de nuestro proceso productivo se basa en la producción con respeto al medio ambiente.

Bacochibampo 018

Es por esta razón que a través de los años hemos llevado a cabo actividades de repoblamiento de especies nativas al Golfo de California y que se encuentran amenazadas debido a las actividades extractivas realizadas por los pescadores. Entre estas especies podemos mencionar a la “Madreperla”, la “Almeja Mano de León”, los “Callos de Hacha” y al “Pepino de Mar”.

Sin embargo, nuestros esfuerzos no han podido ser transmitidos al público general ya que nosotros pasamos nuestro tiempo trabajando: ya sea en la producción de ostras y perlas o en la comercialización de perlas y joyería, y esto no nos permite llevar a cabo una labor de comunicación social efectiva. Pero este año tenemos, no una, sino un par de diferencias significativas: tenemos un par de jóvenes estudiantes del Campus Guaymas del ITSON trabajando con nosotros. Gracias a un programa académico de dicha Institución educativa, este par de estudiantes de la Licenciatura en Turismo se encuentran apoyándonos en dos importantes áreas: Ventas y Producción.

En el área de ventas tenemos el apoyo invaluable de la Srita. Verónica Machado y en el área de producción contamos con el gran apoyo de Jesús Antonio Mendoza. Jesús Antonio –conocido por todos por su apodo de “El Tigre”- se está encargando de recopilar y analizar información sobre varios pequeños proyectos, entre ellos el de “Pepinos de Mar” y el de bio-limpieza de jaulas de cultivo.

Jesus Mendoza y Jesus Valenzuela en la granja de perlas

Le he solicitado a Jesús “El Tigre” Mendoza que escriba un tanto de sus experiencias de trabajo en nuestra granja de perlas, ya que su formación se centra principalmente en el turismo y tiene una forma de ver la actividad de la perlicultura de una manera muy diferente. Y esta es su primer aportación a la Blogósfera:

Desde muy pequeño he tenido una gran admiración y respeto a la naturaleza, sobre todo a los recursos naturales que  existen en la region de donde soy, siempre he admirado la combinacion que hay entre las montañas, el desierto y el mar. A pesar de vivir en un lugar donde el clima es extremo y donde casi no llueve, siempre me ha sorprendido la forma en la que se adaptan las plantas y los animales para poder sobrevivir en tierras áridas, así como de nuestra gente para poder subsistir.

Iguana en Cardón (5)

Yo soy de un puerto muy popular en el noroeste de México, del famoso puerto de Guaymas, ubicado en el estado de Sonora, el cual se sitúa en las costas del  mar de cortés (también conocido como Golfo de California). Este puerto, se ha caracterizado por depender económicamente gran parte de su población de la pesca, aunque en los últimos años ha disminuido, al verse afectado por la sobreexplotación de los recursos marinos; y esta actividad, a su vez, sustituida por maquiladoras u otras empresas que no proporcionan la misma calidad de vida, que le daba la pesca al pueblo.

Es aquí, donde me di cuenta de la gran importancia que tiene el mar de cortes,  no solo para Guaymas sino para todo el mundo, un mar que cuenta una gran biodiversidad de especies marinas únicas e inigualables, las cuales son forman parte de un gran ecosistema marino de donde dependen de una gran cadena alimenticia para poder sobrevivir. Especies como la vaquita marina, un cetáceo endémico del alto golfo y especies nativas como el pepino de mar,  estrellas de mar,  el pez ángel, entre otros forman parte de una gran lista de flora y fauna que habitan en nuestro Golfo.

2012-01-16 12.55.06

El Golfo de California también es lugar de reproducción de belleza y rareza que no se da en cualquier parte; y la cual es producida por una especie poco conocida en el mundo, la “Concha Nácar”: Una ostra única en su tipo que produce perlas de colores intensos: rojo, púrpura, azul, verde y arco iris. Siendo piezas de joyería muy llamativas, como accesorios de lujo principalmente para las mujeres.

BrazaleteOstra-closeup

Próximamente estaremos finalizando detalles de nuestro video sobre “El Mechudo”, así como tendremos presentaciones adicionales de parte de Jesús y de Verónica.

Perla a la Mitad y Perla MabeAquí de nuevo con información que creemos será de su interés, y mientras finalizo detalles sobre el video de la “Leyenda de El Mechudo”, ya que han sido muchas las personas que nos preguntan como es que se producen las perlas Mabe (o medias-perlas, como también se les conoce) y como es que tienen la forma que les caracteriza: un domo o hemisferio.

La mayoría de las personas piensan que las Mabe son perlas cortadas en dos (a la mitad, como la que vemos en la foto de la izquierda: una perla tipo “tres cuartos”, y a su derecha una Mabe), o cuando las ven en la concha comentan que son perlas que están “eclosionando” (o “naciendo”) de la concha de la ostra y que simplemente les “faltó tiempo para ser completamente expulsadas”…una suerte de “perla abortada”, pero no es esto tampoco. Empezaremos por explicar un poco sobre los orígenes de estas perlas en el mundo natural, seguido por las técnicas iniciales de cultivo de las mismas hasta llegar a el cultivo –moderno- de las perlas Mabe y las variedades que existen de estas perlas.

Magnificent-Pteria-sterna-M [800x600]

Y primero: el orígen natural de estas perlas…que ya hemos discutido a detalle, pero que repasaremos en esta entrada.

Las Perlas Ampolla

Como su nombre lo indica, estas perlas naturales asemejan “ampollas”, a semejanza de las ampollasNatural Blister Pearl 001 que nos saldrían en la piel si nos cae un poco de aceite hirviendo o cuando nos quema el sol. Muchas de estas perlas asemejan una “burbujita” sobre la concha interna de la ostra perlera, por lo tanto el nombre de “perla ampolla” es tan apropiado.

Estas perlas se producen cuando organismos perforadores (mejillones taladradores o gusanillos poliquetos) realizan tuneles en la concha de las ostras y entran en contacto directo con los órganos suaves de la ostra, particularmente con el manto: el órgano responsable de la formación de la concha de los moluscos. La ostra utiliza al manto para defenderse del daño causado por estos organismos, tal como vimos en esta entrada.

Cuando estas perlas presentaban buena talla, forma y belleza, eran colectadas y se les desprendía –de manera artesanal- de la concha y entonces se les utilizaba en piezas de joyería.

Asi pues, este tipo de perlas serían las más sencillas de producir si alguna persona intentara producirlas de manera experimental, artesanal o comercial.

Las Primeras Perlas Ampolla de Cultivo

El origen de las primeras perlas ampolla de cultivo surgieron en la antigua China. Asi es, algo así como 13 siglos atrás, cuando de el siglo V al IX algunos monjes budistas lograron la producción de lo que para muchos fué simplemente “un milagro”. Pero para entender este “milagro” habrá que entender la situación de China –y de sus monjes y población- en esos tiempos.

El Bonje Mudista (“a la Derbez”)

Parecido al caso de otros tipos de monjes, estos vivían –o viven- dentro de monsterios donde praticaban la contemplación de la naturaleza, la meditación y –generalmente hablando- podemos decir que muchos tal vez disfrutaban de mucho “tiempo libre”. Probablemente, algunos monjes notaron que en sus estanques –donde practicaban el cultivo de carpas- también se desarrollaban algunos mejillones perlíferos y una cosa siguió a otra: descubrieron la manera de introducir pequeñas figuritas de plomo dentro de los mejillones, y pegarlas entre la concha y manto del molusco, de forma que eventualmente quedaban recubiertas con nácar y se formaban estos pequeños “Budas” nacarados que se observan en la foto (tomada de este sitio).

¿Y para qué les servían estos mini-Budas? Pues para varias cosas, entre ellas:

  • Propaganda Religiosa: poco ha cambiado con el tiempo y menos aún entre algunas religiones que utilizan los “milagros” para conservar a sus adherentes o para conseguir nuevos fieles. Una enorme mayoría de las personas del Mundo Antiguo consideraban que las perlas tenían origen divino, asi que solo un dios o ángel las podrían producir. Si yo tengo una concha con pequeñas perlas del Buda te estoy demostrando que mi dios tiene el poder de producir perlas con su propia forma…¡claramente divino!
  • Pago de Impuestos: Probablemente más importante que el orígen divino de las perlas es el pago de impuestos. Y en la China feudal (exactamente en esos tiempos) las perlas podían ser utilizadas para el pago de impuestos.
  • Para Elaborar Joyería: Tal vez, aunque la calidad de estas piezas era realmente baja (por lo menos en los ejemplares que a mi me a tocado ver), pero tal vez en algún momento fue popular tener una pieza con un Buda. Me voy por las dos opciones anteriores.

Pero debieron de transcurrir varios siglos…hasta el siglo XIX, para que el cultivo comercial de la media-perla tuviera su origen. De esto hablaremos en una futura entrada.

¡Hasta la próxima!

 

 

 

Colecta de Ostras Adultas

Este método fue muy efectivo para darle un impulso a la industria perlícola mundial en sus inicios. El sistema consiste de la recolección de organismos silvestres: ostras perleras adultas, de tallas grandes (10-20 cm de diámetro), ya pre-crecidas, para de esta forma evitar el tiempo y cuidados de cultivo. Para el granjero de perlas esto representa un gran ahorro.

Este sistema aún sigue siendo utilizado en países como Australia (bajo un sistema estricto de cuotas anuales por granja), Indonesia, Polinesia Francesa, Islas Cook y –en menor medida- en otros países. Sin embargo, este es un sistema que debiera tener los días contados, dando paso a la colecta de semilla silvestre y la producción de semilla de laboratorio.

Sin embargo, este sistema de apoyo a la industria perlícola evolucionó de lo que conocemos simplemente como las “pesquerías de perlas” y tiene un interesante bagage cultural en los países donde se practicó, por lo que hablaremos un poco de este tema, porque simplemente: es fascinante.

Las “Ama”

Son muchas las personas que recuerdan o han escuchado hablar sobre las famosas “Ama” o “Mujeres Buceadoras del Japón” (y que también hubo en Corea). Estas mujeres se dedicaban a la pesca de ostras perleras, otros bivalvos y abulón en las costas de estos dos países asiáticos, y lo hacían equipadas muy básicamente: una “tanga”, goggles, una cubeta y un tipo de machete. Algunos se preguntarán: ¿por qué las mujeres pescaban perlas en Japón y no los hombres como en otros lugares del mundo? (en México lo fueron principalmente –y por muchas décadas- los hombres Yaquis) y la respuesta es sencilla: las aguas del Japón son más frías y las mujeres poseen una capa de grasa –en la piel- mayor a la de los hombres, lo que les sirve de aislante y les permitía bucear por más tiempo. Adicionalmente: eran buenas buceadoras, con una gran capacidad para sostener la respiración por espacio de hasta un minuto a profundidades de hasta 24 metros (80 pies) y a temperaturas tan bajas como ¡10 grados Centígrados! (50° Fahrenheit). Un minuto no suena a gran cosa…pero lo es a bajas temperaturas.

El caso es que Kokichi Mikimoto contrató a decenas de estas “Ama” para que le pescaran ostras “Akoya-gai” (Pinctada imbricata) adultas y poder dar inicio a sus experimentos de producción de perlas a fines del siglo XIX. De esta forma no tendría que esperar a que sus ostras crecieran a talla adecuada (cosa que tomaba entre 2 y 3 años en la bahía de Ago, Japón) y no habría pérdida innecesaria de tiempo. Adicionalmente las “uniformó” –asumo que la esposa de Mikimoto tuvo algo que ver en eso- de forma que la mayoría de los “occidentales” las reconocieran como aún se les recuerda: un pantaloncillo corto y blusa de manga larga en algodón blanco, visor, cinto de plomos, cuchillo y canasta.

Bueno, parece que me distraje un poco del tema, probablemente por culpa de la primer foto…pero retomándolo: este método –la pesca de ostras adultas- proveía la mayor parte de las ostras de las granjas de Japón y de algunos otros lugares hasta que las ostras –por sobre-pesca- ya no fueron suficientes para proveer las necesidades de las  granjas. En Japón esto sucedió en los 1960’s, en Polinesia Francesa (Tahití) este método se encontraba en franco agotamiento a fines de los 1990’s y en países como Australia aún se practica, aunque con cuotas estrictamente controladas por el Gobierno (Departamento de Pesquerías), tal como se menciona en la página del Departamento de Pesquerías de Australia, de donde cito de manera traducida:

“Las poblaciones de ostras perlíferas son manejadas por un sistema de cuotas que fija un número máximo de ostras que pueden ser capturadas anualmente por la industria [de cultivo de perlas]. Esta cuota se establece -por investigadores- en un nivel que garantice que las poblaciones de ostras se mantengan por varios años. Esta cuota está estrechamente supervisada por el Departamento de Pesca, a través de observadores en los buques de pesca y por sofisticados métodos de evaluación de poblaciones pagados por la industria.”

En pocas palabras: esta estrategia es de corta duración si la industria crece rápidamente y/o si el país no tiene control estricto de sus pesquerías (como sucedió en Tahití e Islas Cook). Adicionalmente y en el caso de México (y supongo que de otros países con especies similares): la pesquería de ostras perleras se encuentra restringida, ya que tanto la “Madreperla” (Pinctada mazatlanica) como la “Concha Nácar” (Pteria sterna) se encuentran como especies protegidas en la Norma Oficial Mexicana de 1994 (NOM‑059‑ECOL-1994). Esperemos que lo sigan estando por mucho más tiempo…

¿Qué pasa si utilizo Ostras Silvestres (adultas)?

Esta no es una buena estrategia y definitivamente no lo es a largo plazo en la mayoría de los casos, y en ciertos casos –como en México- es francamente ILEGAL. Y esto nos recuerda la evolución de las sociedades humanas desde los tiempos antiguos cuando los hombres debían salir de cacería para traer alimento –carne- a sus clanes familiares, pero al descubrirse la “domesticación de animales” se abrieron las puertas para un nuevo tipo de desarrollo basado en el trabajo y cuidado de los animales. Si hoy en día aún dependiéramos de nuestra capacidad de caza…probablemente varios miles de millones de seres humanos seríamos vegetarianos estrictos (y no por gusto).

Así pues, con esta estrategia rápidamente agotaríamos los bancos naturales de ostras perleras y la actividad no sería sustentable. Y de hecho fue algo que se documentó muy bien en la Polinesia Francesa durante la década de los 1990’s y que incluso generó problemas que ni siquiera se llegaron a imaginar, como destacaré a continuación.

Polinesia Francesa, (también conocida como Tahití y que nada tiene que ver con Haití) consiste en una extensa serie de islas y atolones que poseen abundantes recursos marinos en sus increíbles arrecifes coralinos, entre estos se encuentra la “Ostra Perlera de Labios Negros” (Pinctada margaritifera) que es utilizada para producir las “perlas negras” comerciales. Las granjas comenzaron utilizando a ostras producto de la pesca, de esta forma evitaban esperar los 2 a 4 años de crecimiento de la especie y se podían ahorrar tiempo. Sin embargo los atolones son espacios finitos, con un número finito de ostras y simplemente se “acabaron” las ostras y se les “hizo fácil” mandar buzos a otros atolones y traer ostras a la granja que las necesitaran…y empezaron a suceder cosas “raras” en las granjas.

Entre estas cosas que vieron los perlicultores estaba la muerte masiva de ostras: simplemente miles de ellas se morían. Además, algo estaba pasando con el “reclutamiento de juveniles” (se le llama así al proceso natural de cuando las ostras se reproducen y las nuevas generaciones comienzan a desarrollarse en un sitio, engrosando a la población existente): no se estaba dando igual que antes. ¿Qué estaba sucediendo?

Científicos fueron comisionados para encontrar la razón de este desastre que amenazaba a una industria generadora de millones de dólares para la economía isleña. Entre estos se encontraba el Doctor J.H.A. Benzie, a quién conocimos en Pearls ‘94, y que un una de sus presentaciones  hizo saber que tras años de estudio llegó a la conclusión de que en varios de estos atolones las ostras perleras se encontraban “diferenciandose” en sus poblaciones –debido a que sus poblaciones se encontraban “aisladas reproductivamente” o dicho de manera sencilla: las ostras de un lugar no se reproducían con las ostras de otro lugar- se estaban desar

Parte de la información la pueden ver en este artículo (en inglés) o aquí tengo una cita que considero crucial del mismo:

En el pasado, una perla se podía asociadar con el área de la que esta creció, basándose en su color, su brillo, iridiscencia y forma. Este fue el caso de las perlas negras de Tahití de hace veinte años (Benzi y Ballment, 1994). Actualmente, es difícil diferenciar entre las perlas cultivadas en diferentes lagunas en Tahití. Se cree que esto se debe a transferencias masivas de ostras entre las distintas islas (Benzie y Ballment, 1994).

Como podemos leer en la cita anterior, las perlas de cada atolón eran únicas y especiales: al ver la perla se podía decir que si era de Rangiroa o de Tuamotú o de Ahe. En un triste contraste hoy en día existe la aburrida homogeinidad: otro producto de manufactura industrial.

Un auténtico contraste se puede observar con las Perlas del Mar de Cortez que son producidas en la granja de Guaymas, Sonora, donde la gran variedad de colores, texturas y forma de las perlas son el producto de el uso de un sistema de cultivo basado en la colecta de semilla silvestre, lo que nos evita las indeseables mezclas (contaminación) genética y nos asegura una variedad que se aleja del aburrimiento estético.

Cosecha 2008 032 (2)

 

Solución al Problema

La más sencilla: no utilices esta estrategia para proveer tu granja. Simplemente no es Sustentable y puedes llevar a cabo un fuerte impacto negativo en un ecosistema.

Utiliza la colecta de semilla silvestre y/o la producción de semilla de laboratorio como quedó indicado en la entrega pasada.

Próximamente…

En la próxima entrega contrastaremos las ventajas y desventajas del uso de ostras adultas y semilla en un sistema de cultivo. Habrá información muy interesante sobre la vida secreta de las ostras perleras, esperamos que no cause censura, ya que hablaremos de Sexo. Soporten el morbo…hasta la próxima entrega.

 

Obtención de “Semilla”

Para “engordar” ostras perleras desde una etapa de “juvenil” o “semilla” (que miden entre 2 y 8 mm) requieres de comprar tus juveniles a un laboratorio especializado en producción de bivalvos o de establecer un programa de “colecta de semilla silvestre”. La “semilla de laboratorio” puede ser una buena opción, pero puede tiene un par de desventajas que son solucionables. Veamos primero las ventajas y después las desventajas:

  • Puedes tener juveniles en el momento deseado (producción programable).
  • Puedes tener la cantidad de juveniles deseada.
  • Los juveniles tienen talla muy similar (homogénea).
  • Puede que el Laboratorio no produzca juveniles por falta de demanda.
  • La calidad de los juveniles puede ser muy baja (=alta mortalidad y/o bajo crecimiento).
  • Tienen baja variabilidad genética: por proceder de un grupo pequeño de progenitores.
  • Puedes seleccionar a los “sementales”.
  • Las ventajas de obtener “semilla de colecta” son varias, así como las desventajas:
  • La semilla tiene bajo costo (¡casi gratis!)
  • Los juveniles han pasado por un proceso de “selección natural”: son más “fuertes” que las de laboratorio.
  • Hay mucha variabilidad genética: lo que las hace menos propensas –como grupo- a morir por algún cambio ambiental o enfermedad.
  • Sin embargo, en lo que se refiere a las desventajas tenemos:

  • Dependes del Medio Ambiente para su captura y producción: y cada vez resulta más difícil predecir el momento exacto para su colecta y
  • Es casi imposible prever las cantidades de semilla que se van a obtener, además de que
  • Los juveniles tienen tallas variables (heterogénea) y simplemente
  • Desconoces la “genética” del grupo.
  • Por lo anterior, es necesario llevar a cabo -por meses o años- pruebas para encontrar las zonas más propicias para la colecta de semilla y conocer a detalle el comportamiento reproductivo de las ostras perleras en la zona de cultivo. Aun así, es fácil fallar y obtener menos ostras de las deseadas, por lo que una estrategia mixta puede ser más rentable: obtener tanto semilla de laboratorio como silvestre.

    En nuestra granja en Guaymas, hemos encontrado buenas zonas de colecta de semilla que nos han permitido depender al 100% de semilla silvestre, pero hemos experimentado fenómenos ambientales (como los “Año Niño” o “Año Niña”) que nos han causado problemas en este rubro. Sin embargo, los laboratorios de producción de semilla de la región no comercializan semilla de ostras perleras…por falta de clientela.

    Hasta este momento solamente hemos visto que esta estrategia –la obtención de semilla- te sirve para iniciar tu granja de cultivo…pero ¿qué opina el medio ambiente al respecto? Seguramente te va a sorprender esto que vas a aprender (a menos de que ya conozcas algo sobre el tema)…

    ¿Qué puede pasar si utilizo “Semilla de Laboratorio”?

    Si esta estrategia se utiliza adecuadamente, podemos disfrutar de una fuente ininterrumpida de semilla de ostras, sin tener que depender del medio ambiente, pero –como sucede con tantas otras cosas en las que los humanos ponemos nuestras “manotas”- también pueden suceder al menos un par de “desgracias” ambientales. Entre ellas tenemos a la “Contaminación Genética” y las “Mortalidades Masivas”. Veamos el por qué:

    Fue en Japón en la década de los 1960’s cuando la industria perlícola comenzó un período de crecimiento que parecía inagotable…miles de granjas de cultivo abarrotaban las bahías del sur de ese país isleño, con miles de millones de ostras “Akoya-gai” en cultivo en balsas, y simplemente ya no había más ostras silvestres (todas fueron pescadas para surtir a la industria) y tampoco había suficiente semilla silvestre para los granjeros. Siendo los japoneses un pueblo adelantado en tecnología, generaron conocimientos suficientes para la producción en el laboratorio (podrían decir que “in vitro”) de las pequeñas larvas de todo tipo de bivalvo. Todo lo que era necesario era tener un “Adán” y una “Eva”: una pareja de ostras para realizar la fertilización de los huevecillos y la obtención de millones de semillas (una hembra de ostra puede generar –dependiendo de la especie y otras condiciones- entre 100 mil  y 1 millón de óvulos en una sola “descarga”).

    El problema que se genera con este sistema es que TODAS las ostrillas descienden de la misma pareja, así que son ostras hermanas y genéticamente hablando son muy similares (pero no idénticas, recuerda que en genética existe un efecto conocido como “recombinación genética” que facilita la aparición de diferencias genéticas) entre sí. Esto las hace más propensas a que reaccionen de manera similar ante un cambio ambiental o una enfermedad: si una enferma…es probable que la mayoría también lo haga.

    Este problema se puede evitar utilizando un mayor número de genitores o “sementales”, así habrá mayor variabilidad genética entre las ostras. Pero, una vez que los productores han probado de este sistema comienzan con la selección de “cepas” o líneas “genéticamente mejoradas” en las que se selecciona a los genitores en base a características deseables como serían:

  • La velocidad de crecimiento
  • Forma y/o
  • Color de la Concha (=color de la perla)
  • Y aquí entra en acción un círculo vicioso que no parece tener fin hasta que las consecuencias se vuelven catastróficas y de las que muy pocos parecen interesarse. En un principio se seleccionan ostras con las características de mayor crecimiento y color de concha y se obtiene una generación de ostras que son más grandes y crecen mejor y además producen perlas de un color más similar. En un principio esto es muy positivo para el productor, ya que puede tener un producto más adecuado para el mercado masivo: las perlas serán muy similares y podrán producir miles de piezas iguales.

    Sin embargo, el productor vuelve a realizar selección de genitores (de entre organismos de la F1 o primera generación de selección) y obtiene así ostras de características aún más refinadas: crecen más y los colores están aún más seleccionados. Y se repite el proceso por varias generaciones…hasta que se obtienen organismos “genéticamente débiles” por un proceso conocido como inbreeding o endogamia. Hago nuevamente la pregunta: ¿Qué opina el Medio Ambiente de todo esto? La Wikipedia reporta lo siguiente para este tema:

    “La endogamia es la reproducción de dos padres genéticamente emparentados, que pueden aumentar las posibilidades de que los hijos se vean afectados por rasgos recesivos o nocivos. Esto generalmente lleva a una disminución de la aptitud de una población, que se conoce como depresión por endogamia. Los Alelos nocivos que causan la depresión endogámica pueden ser removidos posteriormente por medio del sacrificio, que es también conocida como purga genética.”

    Así pues, los productores deberán evitar este fenómeno de “contaminación genética” mediante una selección menos estricta o mediante la introducción de “sangre nueva”, que proceda de ostras silvestres, de forma que se evite este fenómeno.

    Afectación Negativa al Medio Ambiente

    Aunque me gustaría decir que no hay ninguna afectación negativa, debo de decir todo lo contrario. Hay evidencia de que el uso de organismos producidos en laboratorio puede tener un efecto de “contaminación genética”. Esto es algo que se cree pudo haber afectado a las ostras japonesas (ver entrada anterior) y que pudo ayudar a causar las mortalidades masivas.

    Es un hecho que las ostras se reproducen en las granjas y sus productos sexuales (gametos: óvulos y espermatozoides) se combinan con los de las ostras fuera de las granjas (silvestres) y dan lugar a poblaciones contaminadas, que mostrarán “taras” o defectos y serán más propensas a enfermar. En pocas palabras: se afecta a la población de un área y se provocan daños al medio ambiente. Hay que recordar que todas las especies están vinculadas unas con otras y con el medio ambiente: causar daño a una especie causa daños a multitud de otras (en el caso de las ostras perlíferas te remito a la entrada de “Hablando de Perlas Naturales”).

    La Solución

    Pteria sterna en coralUtilizar siempre organismos con selección genética mínima o cuidando que siempre utilicemos “sangre nueva” –organismos silvestres, de la localidad- para evitar los daños que la industria perlícola ha causado en otros lugares. México, como un país Megadiverso, se lo merece y debemos de proteger los recursos naturales que aún poseemos: no nos pertenecen, son de nuestros hijos y de las generaciones futuras. Aprendamos de los errores ajenos y evitemos caer en el vicio de realizar un continuo “control de daños”.

    En la próxima entrada hablaremos de la “colecta de semilla silvestre”. ¡Hasta la próxima!

    Asesoría y Capacitación

    Me preguntaban -vía correo electrónico- si impartimos cursos de capacitación y asesoría, así que aprovecho para dejar constancia que si lo hacemos. Podemos planear y asesorar en la instalación de granjas de maricultivos con las especies que quieran, ya que tenemos experiencia con:

  • Ostras Perleras
  • Callos de Hacha
  • Escalopas
  • Mejillón y otras almejas
  • Además hemos impartido cursos de capacitación para joyeros y valuadores de joyería interesados en aprender a valuar e identificar:

  • Perlas Falsas
  • Perlas de Cultivo
  • Perlas Naturales
  • Perlas Nacaradas de otras especies y
  • Perlas No-Nacaradas
  • Si desean más información, favor de ponerse en contacto con nosotros al teléfono (622) 221-0136 o dejando un mensaje aquí en nuestro blog o al correo electrónico info arroba perlas punto com punto mx (escrito asi para evitar que los “bots” de los “hackers” nos bombardeen con más correo basura).

    Continuando con el tema de “Cultivo de Perlas y el Medio Ambiente”, ahora hablaré de las razones por las cuales un granjero NO DESEA cultivar sus perlas por periodos largos de tiempo y también como una granja de perlas puede afectar al entorno, recordando que la afectación puede ser POSITIVA o NEGATIVA.

    Y, antes de que prosigamos quiero comentarles que este tema va a abarcar una serie extensa de entradas en nuestro “Blog de las Perlas del Mar de Cortez”. De hecho, este tema podría dar pie a escribir un capítulo de un libro (no es el objetivo), pero lo que busco es crear conciencia y que ustedes entiendan que el cultivo de perlas es una industria muy compleja porque interactúa constantemente con la naturaleza y con factores humanos (económicos y éticos). Vamos a tocar varios puntos y lo haremos de forma que no sientan que es como ir a la escuela, sino hacerlo casi platicadito.

    Entremos al tema, primero con el tema del período de cultivo…

     

    Detrás de toda Gran Perla hay una Gran Ostra…

    Muchos podrán suponer que la principal razón para no extender los períodos de cultivo de la perla es para poder producir perlas en menos tiempo y así poder sacar un mayor número de ciclos de cultivo o cosechas al año; pero esta no sería la única razón ya que primero tenemos que entender que detrás del cultivo de la perla existe todo un cultivo previo: el de la ostra perlera.

     

    Una Perla Mexicana de Calidad Gema, mostrando el efecto óptico conocido como "Ojo de Pescado" (Sobretonos)

     

    Para producir una perla de cultivo, primero requerimos de una ostra perlera. Esto es más que obvio y lógico. Pero, las ostras no aparecen por si solas (generación espontánea) en la granja y habrá que conseguirlas; esto se lleva a cabo de dos maneras:

    1. La “Engorda” o Cultivo de Ostras desde Pequeñas (juveniles o “semilla”)
    2. La Pesca de Ostras Perleras Silvestres (Adultas)

    ¿Cuál conviene para un cultivo de perlas? Pues esto depende mucho de tu país o región, de la especie a cultivar y de tus motivaciones. ¿Cómo es esto? Vayamos por partes…

     

    Bello atardecer en nuestra Granja en Bacochibampo, Guaymas, México.

     

     

    El Tiempo de Cultivo

    Entonces, ¿qué hace que un granjero decida cultivar perlas por períodos más largos o cortos? Como se ha escuchado en muchos sitios: “Time is Money” o “El Tiempo es Dinero” y efectivamente: el tiempo que utiliza el granjero le representa un RIESGO constante. El riesgo es real y es capaz de acabar con la empresa. Esta es una pequeña lista de riesgos reales:

    1. Contaminación Ambiental: un derrame de hidrocarburos, aguas con fertilizantes/pesticidas.
    2. Perturbaciones Ambientales: que pueden ser tan dramáticas como una tormenta tropical o un huracán y un tsunami o algo más sutil como cambios en corrientes marinas y cambios climáticos extensos (un año “Niño” o “Niña”), que pueden desde destruir una granja (ver nuestra serie de entradas sobre “Perlas y Huracanes”) hasta simplemente matar grandes cantidades de ostras o evitar que estas se desarrollen, crezcan o que produzcan perlas sin belleza.
    3. Accidentes Pesqueros: en ocasiones –y nosotros sabemos de esto- un barco pesquero puede llegar a pescar sobre tu granja de cultivo…sobre todo si no respeta las zonas de prohibición pesquera y lo hace de noche cuando no tiene visibilidad. Esto ya nos ha sucedido.

    Un barco de pesca anclado frente al cerro "Tetakawi"

     

    Si cualquiera de estos riesgos se presentara, un granjero podría perder desde una pequeña parte de su producción, hasta la totalidad de la misma. En el año 2003 nosotros perdimos el 70% de nuestras ostras con el huracán “Marty” y en Japón un productor de perlas “Kasumiga” (ver la entrada #3 de la serie “Tucson Gem Show 2011”) perdió el 50% de su granja con el tsunami del 2011. En algunos casos, la pérdida de la granja es lo de menos: en 1996 un granjero de perlas de Islas Cook murió al ser arrastrado por las olas que azotaron el atolón donde tenía su granja. Su cuerpo jamás fue recobrado.

     

    El Tiempo Justo: No más ni Menos

     

    Parece sencillo: hablar con la naturaleza requiere de un atuendo especial...dicen algunos.

    Así pues, si un granjero tiene que producir perlas por espacio de 4 años –como lo hacemos nosotros- la cantidad de riesgos simplemente se acumulan. En cambio, si el productor se dedica a extraer ostras silvestres y posteriormente produce perlas de 4-6 meses de cultivo, sus riesgos son mínimos. El asunto aquí es encontrar ese justo medio donde la calidad de la perla sea ALTA y el riesgo sea TOLERABLE. Pero, aquí no he mencionado a otro “involucrado” en la industria: el medio ambiente.

     

    Desde nuestro punto de vista, el medio ambiente debe de tener voz y voto en las decisiones, pero ¿cómo medir o escuchar la voz de un ecosistema? ¿Tendremos que dejarnos crecer el cabello, vestir a la usanza “hippie” y consumir enervantes? No realmente, lo que tienes que hacer es MONITOREAR.

    Pero son muchas la cosas –o parámetros- que puedes monitorear del medio ambiente… ¿cómo escoges que monitorear? Definitivamente no es fácil escoger, pero tampoco es cuestión de buscar un grupo de consultores para que te ayuden. Simplemente tomas en cuenta el entorno natural al momento que lo “recibes” (antes de comenzar con tu cultivo realizas una “auditoría” de tu “inventario biológico”) y con el transcurso del tiempo vas notando los cambios:

    1. ¿Desaparecen o aparecen especies?
    2. ¿Hay cambios en el fondo (olor, color, granulometría) del mar?
    3. ¿Hay cambios físico-químicos (salinidad, pH, oxígeno disuelto)?
    4. ¿Están saludables tus ostras?

    Lo más sencillo es monitorear los puntos #1 y 4, pero hablaremos a detalle sobre los mismos más adelante dentro de esta misma serie de entregas, así que si esto les interesa: visiten este Blog al menos una vez al mes (¡qué bueno es!). Además, habrá cosas que no podrás cambiar y de las que no serás responsable, pero si es una excelente ayuda.

     

     

    Una decisión significativa en el tiempo de cultivo la establece la forma en la que un granjero se aprovisiona de ostras perlíferas para su cultivo. Así que hablemos de las dos formas (algunos dirán que son tres maneras) en las que puedes conseguir ostras:

    1. La obtención de “semilla” o juveniles de ostra: que puede ser mediante la recolección del medio ambiente, o por medio de la compra de “semilla de laboratorio” en centros de producción especializada; además, se podría:
    2. Obtener Ostras Adultas Silvestres: el producto de la pesca de estos animales ya pre-crecidos, de preferencia en tallas entre los 10 y 16 cm de diámetro.

    En la siguiente entrega, continuaré platicando de las diferencias en la utilización de estas estrategias y sus posibles efectos en el medio ambiente.

    Si tienen dudas…preguntas…peticiones…con gusto trataré de contestarles. Hasta la próxima entrega…¡saludos!

    En teoría aún me encuentro preparando el documento de la próxima entrega, pero aquí me encuentro revisando algo de información fresca. El periódico Sonorense “Expreso” nos honra al presentar una serie de 3 artículos consecutivos.

    El primero se llama “Desde Guaymas con Amor” y publicado en la página 2 General el día Lunes 23 de Mayo del 2011.

    El segundo “Un Encuentro Íntimo” publicado el 24 de Mayo y el último publicado el día de hoy (25 de Mayo) bajo el título de “Las Más Bonitas del Mundo”.

    Si les interesa la lectura de los mismos, pueden visitar la página web del periódico e incluso descargar los archivos en formato PDF de Adobe.

    Sinceramente agradezco al periodista Javier Quintero y al fotógrafo Eleazar Escobar por dedicarnos el tiempo para producir tan buen trabajo, realmente ha sido de las mejores entrevistas que nos han realizado en años…lo normal es que algunos realicen una investigación muy somera y su trabajo está lleno de errores y publican cosas que no dijimos. Excelente trabajo, muy emotivo -como nuestro trabajo- y gracias al periódico “Expreso” por su publicación.

    Ya para terminar: a veces nos preguntan ¿por qué solamente aparece uno de ustedes en _______ (sobre la línea poner: entrevista en TV, entrevista de Radio, reportaje de TV, reportaje de revista o periódico, etc.), bueno… a veces solamente uno o dos de nosotros estamos aquí, en otras ocasiones Manuel o Enrique (o ambos) están a 20 metros debajo de la superficie, a veces viajamos…todo depende.

    Nuevo Récord

    No tenemos mucho tiempo con este “Blog de las Perlas del Mar de Cortez”, comenzamos apenas en Mayo del 2010, pero en la versión en Español ya tenemos más de 36 mil visitantes y mensualmente nos leen cerca de 3,200 personas. No parece gran cosa, pero este es un Blog muy especializado: no se trata de cocina práctica ni de como obtener música gratis ni nada por el estilo, asi que no es muy fácil llegar a contar con este número de seguidores y esperamos que nos sigan favoreciendo por muchos años más.

    Otro aspecto que me enorgullece es que este Blog en Español es incluso más popular que el de la versión en Inglés (tenemos 16 mil visitas desde su inicio y cerca de 1,200 seguidores mensuales)…y esto es realmente bueno, ya que significa que estamos llenando un vacío que requerían los navegantes hispano-parlantes de la Red de Redes.

    Gracias de nuevo y hasta pronto…

     

    HamburguesaHace unas semanas platicaba con un amigo Canadiense que se encuentra jubilado y que ahora vive en Guaymas; en su tiempo se dedicó a la ganadería de ovejas en Ontario y me comentaba sobre como la “Industria de la carne” (de res, puerco y ovejas, así como de aves de corral,) de Norteamérica había desviado el camino en la constante búsqueda de mayores volúmenes de producción (y esto, ciertamente, representa DINERO), pero esto se hace a expensas de los animales y de los consumidores (que somos todos nosotros). Mi amigo comenzó por hablarme sobre su experiencia al tratar con los representantes locales de lo que para nosotros serían los “Inspectores de Sanidad Animal” y como la agencia encargada de sanidad animal hacía un uso indiscriminado de antibióticos en el ganado y sobre la simple falta de “sentido común” por parte de los involucrados en la industria.

    Me dijo: “Yo jamás inyectaba a mis animales con antibióticos; pero a cambio les ofrecí tierras de forraje (pastizales) y camas de paja limpia. Simplemente con eso, mis animales no desarrollaron las infecciones que me dijeron que tendrían que sufrir si no los inyectaba, y además engordaron mejor que aquellos bajo régimen de antibióticos”. El hecho simple de cuidar de sus animales y de tratarlos con respeto hizo una gran diferencia. Algunas personas involucradas en la industria de la carne parecen haber notado lo mismo y algunos han regresado a “sus orígenes”. Por cierto, si este tema les parece interesante, no dejen de ver la película-documental “Food Inc.” que describe muchas de las peores prácticas de la industria de producción de alimentos en los Estados Unidos. Probablemente se pueda conseguir con sub-títulos en español.

    Sólo un par de días después, nos encontramos un “viejo” artículo escrito por Shigeru Akamatsu, un hombre con influencia en la Industria de la Perla, (actualmente consejero de la “Sociedad de Promoción de Perlas del Japón” y que comenzó como un investigador del cultivo de perlas bajo órdenes del mismísimo Kokichi Mikimoto) y sentí que este artículo empataba perfectamente con la conversación que tuve con mi amigo Canadiense, y fue así que di inicio a esta entrada.

    El Cambio de Paradigma

    ¿Quieres tu "perlita feliz"?

    El artículo “Perlicultivo y el ambiente biológico” (disponible en inglés y publicado en “Ship & Ocean Newsletter” #8G el 5 de marzo de 2004) es bastante interesante porque finalmente aborda el declive de la industria perlícola japonesa de una forma que finalmente es entendible: la industria en su conjunto tuvo que admitir su culpabilidad. Ya no simplemente se culpa a la “ira de la naturaleza“, ni a las mareas rojas o a “enfermedades misteriosas”. Y aunque el Sr. Akamatsu no lo menciona de este modo, se podía leer –entre líneas- la palabra “codicia” en el documento…pero, aunque jamás hace mención de esta palabra, hace uso de una forma más suave y política, pero medio del uso de la expresión “en la búsqueda de la eficiencia económica”.

    En este artículo, el Sr. Akamatsu afirma:

    “Japón dominó la industria de perlas de cultivo durante muchos años, pero en los últimos tiempos esta situación cambió rápidamente. Aunque la rápida globalización de la industria del Perlicultivo puede considerarse como una de las razones, la causa principal es el deterioro de las granjas de perlas, causada por la aparición de mareas rojas perjudiciales y una mortalidad masiva de ostras Akoya, debido a una enfermedad infecciosa. Tales fenómenos no son exclusivos al Perlicultivo, sino también hay casos como la EEB, la herpes de carpa, la influenza aviar, etc. y este puede ser el precio que se debe de pagar por no tratar a los animales como seres vivos, en la búsqueda de la eficiencia económica, así como por cambiar incesantemente el medio natural para la expansión de la producción”.

     

    Una granja de perlas en Japón

    Una granja de perlas en Japón

     

    Cuando el Perlicultivo comenzó en el siglo XX, la idea general era producir un sustituto de la perla natural, pero que mantendría los atributos principales de la perla: belleza y durabilidad. Inicialmente, las perlas se cultivaban por períodos largos (de 2-5 años), pero muchos en la industria observaron que las perlas con períodos más cortos de cultivo (1-2 años) se “veían bien”, pero posteriormente se dieron cuenta de que la mayoría de las personas no podía diferenciar entre “perlas instantáneas” (con períodos de cultivo cortos: de 4 a 8 meses) y aquellas perlas con un largo período de cultivo. Asi que se estandarizaron los períodos más cortos de crecimiento de la perla, para darle más beneficios al perlicultor. ¿Cómo se pueden aumentar los beneficios? Esto es algo que todo perlicultor sabe y entiende, pero permítanme explicarlo un poco para aquellos que no pertenezcan a esta industria: cada ostra en la granja te cuesta dinero, todos los días.

    Para hacerle frente al aumento de los costos (principalmente en mano de obra, equipamiento y combustible) los perlicultores pueden utilizar algunas estrategias, tales como:

    1. Aumento en la densidad de cultivo: produces más ostras en el espacio que ya tienes.
    2. Reducir la fuerza laboral: sustitución de mano de obra con maquinaria y equipo.
    3. Reducir el período de perlicultivo: producir perlas en menos tiempo.

    Hablemos sobre las implicaciones de cada una de estas estrategias.

     

    Densidad de población

    Esto significa cultivar más ostras en el mismo espacio, y esto puede parecer eficiente: si logras acomodar 10 libros en una caja donde anteriormente sólo entraban 7 libros -esto gracias a una forma más inteligente de organizar los libros- entonces hablamos de mayor eficiencia. Pero esto no es necesariamente igual con organismos vivos: los animales y las plantas van a prosperar en condiciones adecuadas, pero bajo un exceso de población se producirán organismos infelices y bajo condiciones de estrés.

    Imagine usted que vive en una habitación de 10 x 10 metros y que todas sus necesidades básicas se cumplen en este espacio que tiene un inodoro, un lavabo, un librero, una mesita con dos sillas, una litera y un televisor. Ahora imagine que un día le llega un nuevo “huésped” y que tiene que cohabitar con usted: puede llegar a ser incómodo… pero soportable; pero ahora: introduzca en la habitación a otras 8 personas. Tendrá un total de 10 personas por metro cuadrado. La Vida rápidamente se convierte en una pesadilla para todos: no se puede comer cómodamente, no se puede ir al baño ni ver televisión ni alcanzar un libro, habrá falta de alimento, subirá el estrés y, finalmente, llegarán las enfermedades y la violencia. ¿Se le antoja esta situación?… ¿Cree que algo similar sería bueno para las ostras? Y aunque nuestros moluscos no tienen cerebro ni conciencia -por lo que jamás sufrirán daño psicológico alguno- sus cuerpos van a reaccionar negativamente al hacinamiento: tendrán menor crecimiento (“enanismo”), serán menos saludables y se enfermarán (y en última instancia, morirán) y sus perlas carecerán de belleza.

    En realidad podemos decir cuando un animal no goza de una vida sana cuando vemos sus conchas y perlas: las ostras débiles y enfermas tendrán conchas opacas, sin colores intensos (algo que identifica a nuestras ostras “Concha Nácar” son los colores vivos e intensos) y sus perlas carecerán de lustre e iridiscencia. Pero el hacinamiento no es el único factor que afectará la salud de las ostras: el medio ambiente (la contaminación, el cambio climático y los huracanes), las enfermedades (causada por virus y parásitos), también lo hacen, pero estos factores no están bajo el control del perlicultor. Está en las manos del perlicultor el tener ostras perleras más saludables por medio de un cultivo a densidades adecuadas: como reza el refrán popular “ni tanto que queme al santo, ni tanto que no lo alumbre”.

    Las enfermedades son un gran dolor de cabeza para los productores: las ostras enfermas pueden infectar rápidamente a las saludables bajo condiciones de hacinamiento, lo que las debilita –debido a la falta de alimento y oxígeno- y los parásitos oportunistas pueden fácilmente “saltar” de una ostra a muchas otras si la distancia es corta.

     

    Actividades de cultivo de perlas en Guaymas

    En nuestro caso tenemos nuestras ostras “Concha Nácar” en condiciones más que adecuadas dentro de la Bahía de Bacochibampo: utilizamos menos del 1% de toda el área de la bahía y no hay otras granjas de moluscos en los alrededores (la más cercana es una granja de ostión cerca de Bahía de Kino, a unos 180 Km de distancia). Así nos estamos asegurando que nuestra incipiente industria no siga el mismo camino de otros productores de perlas; pero para entender de mejor manera, veamos algunos ejemplos de lo que ha ocurrido en otros países productores perla:

     

    Islas Cook: aquí citamos información sobre la mortalidad masiva en el perlicultivo, causada por el exceso de ostras en cultivo (puede leer –en Inglés- el artículo descargando el archivo PDF desde el enlace):

    “En la laguna de Manihiki, un estresante potencial que puede haber estado relacionado con la aparición de mortalidad fue la alta carga poblacional. Antes del brote de la enfermedad, el número de ostras cultivadas en la laguna de Manihiki tuvo un récord histórico. En conclusión, nuestros datos indican que el brote de enfermedad sin precedentes en P. margaritifera [la “ostra de Labios Negros”] en la Laguna de Manihiki en noviembre del 2000 se asoció a una vibriosis causada por V. harveyi [una especie de virus] y otros vibrios oportunistas.”

     

    Japón: Cuando dimos inicio a nuestra granja experimental de perla en 1994, escuchamos hablar de una “misteriosa enfermedad” que estaba matando a todas las ostras perlera “Akoya” de Japón y que nada podía hacerse para evitar este mortífero “brote viral”. Los productores japoneses jamás se responsabilizaron por las mortalidades y culparon a un “virus desconocido” de las mismas. Pueden leer un texto resumido y traducido al español (del artículo “NOVA: La Perla Perfecta”) en el párrafo siguiente:

    “Expertos atribuyen las muertes de ostras perleras de 1994 a la ‘marea roja’, una explosión poblacional de organismos microscópicos, que producen una toxina que resulta mortal para las ostras. Incluso después de varios años de investigación científica, la causa específica de la enfermedad continúa siendo un misterio. La enfermedad se reconoce cuando el músculo abductor, que mantiene unidas a las dos terceras partes de la concha de la ostra, se torna de un color rojizo. En última instancia, ocho de cada diez ostras afectadas mueren a causa de la enfermedad, que hasta ahora sólo ha afectado a las ostras Akoya. Otros piensan que los propios perlicultores podrían ser los culpables. ‘Los japoneses siempre han tendido a colocar demasiadas ostras juntas’ escribió Andy Müller [revendedor de perlas japonesas, dueño de ‘Hinata Trading Co.’ y autor del libro ‘Perlas de Cultivo: Los Primeros 100 años’] en la revista Pearl World (diciembre de 1996- enero de 1997).”

     

    Así, en ambos casos hemos visto que la tendencia a sobrepoblar a las ostras en sus jaulas o en sus bahías conduce a graves problemas en la producción de perlas. Entonces ¿Por qué hacerlo del todo? Hay muchas razones para ello, pero a final de cuentas son la misma: EL COSTO del equipo de cultivo (boyas y jaulas), de la planta laboral (sueldos y prestaciones), de pagar más “derechos” de uso de zona costera, los costos de trasladarse a una nueva área en una zona remota (y que tal vez carezca de muchos servicios necesarios), y que al final se traducen en el costo de producción de las perlas. Si las perlas mantienen un alto valor no es necesario cultivar miles de millones de perlas, pero la mayoría de los productores comenzaron a incrementar su producción de perlas y a reducir la calidad de las mismas y, de esta forma, la industria se metió un “disparo en el pie” y un terrible círculo vicioso dio inicio.

     

    Costos laborales

    Adrián Amarillas sosteniendo una jaula "zapatera" con ostras adultas (4 años de edad)

    Muchas personas creen que reducir los salarios o la planta laboral de una empresa es una solución inteligente a los problemas económicos de un negocio, pero nosotros creemos que esto realmente es un gran error: Las empresas no son nada si no tienen empleados: las empresas están compuestas por personas y uno de los propósitos de cualquier negocio debiera ser el de ofertar empleos bien remunerados. Ganar dinero no es malo y DEBE de ser un objetivo muy importante en una empresa, pero no debería ser el único objetivo: hay un cierto orgullo entre los productores de perlas y la gente que te ayuda a alcanzar tus objetivos –esto es el producir gemas de calidad- se convierten en tus aliados de confianza.

    Hablando de una granja de perlas: sin sus trabajadores una granja de perla se moriría. El Perlicultivo es una operación de trabajo intensivo, donde hay buzos, técnicos acuícolas, trabajadores, mecánicos, personal de vigilancia y muchas otras profesiones, todas ellas trabajando alrededor del mismo objetivo. Con dejar un cabo suelto,  tendrás una enorme cantidad de problemas sucesivos. Y los perlicultores suelen trabajar bajo limitaciones de tiempo muy específicas, tales como: la temporada de implante de perla, la temporada de cosecha, la temporada de colecta de semilla, etc. Esto significa que si no finalizas una actividad dentro de tu “ventana de oportunidad” es probable que ya no seas capaz para terminar del todo, y deberás pasar a la siguiente actividad antes de que esa ventana de tiempo se cierre y tampoco termines esa actividad; en última instancia, esto es algo altamente improductivo y absurdo.

    Y algo que realmente quiero resaltar aquí es que el perlicultivo es una industria muy artesanal en México: se emplea muy poca maquinaria y mucho trabajo manual. Y queremos mantenerlo así por varias razones -que algunos pueden no aprobar-siendo la más importante la siguiente: tenemos muy pocos puestos de trabajo en México. Nuestra economía simplemente no funciona para generar empleos, y básicamente es impulsada por nuestras exportaciones (principalmente en materias primas tales como petróleo, productos agrícolas y metales) y nuestra fuerza laboral barata (que también se “exporta” a otros países) que es la materia prima de la industria maquiladora. Si nosotros adquiriéramos maquinaria que nos permita evitar contratar a más trabajadores, entonces seríamos parte del problema, y no parte de la solución…así que, aunque esto nos cuesta más y nos puede llegar a hacer menos eficientes, seguiremos en este sendero. Creemos que es lo apropiado.

     

    Período de cultivo de la perla

    Entre más tiempo la perla pasa dentro su “madre-perla”, esta se hace más grande y tendrá “más perla” (nácar)…pero esto también significa que deberá de continuar creciendo su perla por períodos más largos. Muchas fuentes afirman que el período de cultivo de perlas en Japón –en las décadas entre 1940 y 1960- tomaba entre 2 a 4 años para completar, así la perla Akoya terminaba con una muy buena capa de 0.95 mm de grosor de nácar (Ward, 1995). Este buen recubrimiento de nácar hace posible que la perla sea hermosa y resistente, características normales a toda gema.

     

    Grosor de Nácar en Perlas Mexicanas

    Pero muchos en la industria perlícola (originalmente de Japón) notaron que la mayoría de los consumidores no serían capaces de diferenciar entre una perla con un recubrimiento grueso de nácar y una con una capa delgada de nácar. Así, una pésima práctica inició en la industria y los períodos de cultivo de perla disminuyeron -en algunos casos- a menos de 6 meses (con una capa inferior a 0.2 mm. Fuente: Ward, 1995). ¿Esto le ahorra a los perlicultores mucho dinero en salarios y equipo de cultivo…pero, ¿realmente vale la pena?

     

    Comparando el grosor de nácar en perlas japonesas de diferentes períodos de cultivo.

     

    Este tema fue abordado hace algún tiempo por varias personas involucradas en la industria de la perla, pero una voz fuerte fue la del finado perlicultor y consultor Australiano C. Denis George, quien en 1971 afirmó:

    “Los técnicos japoneses insisten que estas perlas de nácar adelgazadas no hacen ninguna diferencia en el aspecto de la perla, pero en mi opinión esto no viene al caso ya que existe una gran diferencia en los principios [éticos] y en su valor material en dólares pagados por el cliente en la creencia de que está adquiriendo una perla de gran valor… Como resultado, muchos [clientes] pierden su confianza en las perlas, se retiran de la industria o se van a la bancarrota; y muchas decenas de miles de mujeres en todo el mundo… sufrieron una gran decepción cuando su tesoro desapareció.” (Información publicada en “The Black Pearls: History & Development” 1971. Lapidary Journal).

    Desde la perspectiva de un perlicultor, hay muchas situaciones que te hacen reconsiderar sobre la  perspectiva de mantener largos períodos de cultivo de la perla, tales como:

    1. El calentamiento global y los huracanes
    2. La contaminación ambiental
    3. Enfermedades
    4. La Edad de las ostras

    Pero independientemente de estas situaciones, un perlicultor debe haber establecido un objetivo de espesor de nácar para las perlas de su granja, y apegarse al mismo tanto como le sea posible. Por ejemplo, nuestro períodos de cultivo de perla tiene una duración de entre 18 a 24 meses (contabilizando a partir de cuándo se opera a la ostra) y esto nos permite cosechar perlas con un excelente recubrimiento de nácar de 1.5 mm alrededor del núcleo, y aunque en muchas perlas este grosor excederá los 2.0 mm de nácar, en algunas otras será inferior al mínimo estándar aceptable de 0.8 mm. Realmente tienes que mantenerte bajo este período mínimo de tiempo de cultivo, porque simplemente no puedes aceptar nada por debajo de un espesor de 0.8 mm: si el grosor de la perla cae por debajo de esta cifra, esta deberá de realizar un viaje al gehena oceánico: las perlas se liberan a las aguas profundas del Mar de Cortés, donde micro-organismos especializados reciclarán sus materiales.

    Comparemos esta información emitida por el Ministerio de Control de Calidad de la Perla Tahitiana para ser aplicado a las perlas negras de Tahití en el año 2001:

    “…el requisito de espesor mínimo de nácar para todas las perlas Tahitianas a ser exportadas quedó en 0.6 mm y entró en vigor en Septiembre [del 2001]. La Asamblea votó para aumentar ese mínimo hasta 0.8 mm a partir de julio del 2002”. (“Tahitian Government to Improve Pearl Exports” por Victoria Gomelsky en “Precious Gemstone News” página 28 de la revista National Jeweler).

    Lo anterior significa que muchos en la industria de la perla producen –o produjeron- perlas de cultivo con un espesor de nácar simplemente insuficiente, y esto afecta a aquellos productores que si están interesados en mantener un alto estándar de calidad en sus perlas, porque –a final de cuentas- para el cliente definitivo: todas las perlas son consideradas como “iguales”. Pero esto no es cierto.

     

    Resumen Final

    • Las ostras perlíferas son especies importantes dentro de sus ecosistemas locales, pero es realmente importante que los productores no excedan la capacidad de carga del ecosistema evitando así un colapso ambiental, mortalidades masivas y asegurando la producción sustentable de perlas excepcionales.
    • Empleos Dignos: si todos pudiéramos hacer que nuestras empresas prosperen, una responsabilidad posterior debería ser la de ofrecer sueldos dignos y buenas condiciones de trabajo; claro que vamos a “perder dinero” pero ayudaremos a mejorar nuestra economía regional. Si todos hiciéramos nuestra parte en este punto, nuestra economía podría crecer por sí misma y no tendríamos que depender –como lo hacen nuestros “líderes”- en que tanto crece o deja de crecer la economía de los Estados Unidos.
    • Mantener una alta calidad: la buenas perlas son las primeras en venderse. Los buenos compradores de perlas están siempre buscando a la perla especial de su vida…la perla que les robará el aliento con su belleza. Las perlas de baja calidad solamente son buenas para producir baratijas o bisutería.

    Quisiera finalizar a este tema con una mención –muy adecuada al tema que tratamos en esta ocasión- de las Sagradas Escrituras, la cita en Mateo 13: 45-46

    45  También el reino de los cielos es semejante al comerciante, que busca buenas perlas; 46  que hallando una perla preciosa, fue y vendió todo lo que tenía, y la compró.

    Los clientes deben de buscar calidad en sus perlas porque una buena gema te da lo que esperas: valor y belleza a largo plazo. Los productores necesitamos producir esas perlas preciosas para satisfacer al cliente, ya que siempre van a existir personas que exijan y demanden productos de calidad…a pesar de que la mayoría se oriente al bajo costo. No todo mundo vive bajo el esquema de “adquirir lo desechable” y sabe que una inversión en joyería (¿ya vieron los aumentos en el valor del oro y la plata?) puede ser una inversión adecuada (como lo llegó a ser antes).

    ¿Qué opinas al respecto? ¿Crees que el respeto al medio ambiente es una verdadera necesidad para el cultivo de perlas? o ¿producir calidad será una mera inconveniencia para el granjero? ¡Házmelo saber con tus comentarios!

    En nuestro próximo post detallaré algunas de las razones para no cultivar perlas por períodos más largos de tiempo y algunas de las maneras en cómo una granja de cultivo perlas puede afectar el medio ambiente…tanto de manera positiva como de manera negativa.

    ¡Hasta la próxima!

     

    Una buena cosa acerca de escribir este blog es que nos ha permitido rebuscar dentro de nuestros recuerdos, algunos de los cuales abarcan desde el año de 1993… Un período de tiempo que podría no ser mucho para algunos, pero de seguro que más que toda una vida para otros. Y durante estos últimos 18 años hemos visto y hemos realizado muchas cosas, pero quizá aún más importante: hemos conocido a muchas personas. Y esto es quizás de las cosas más importantes que hemos hecho aquí, porque sabemos que hemos sido capaces de tocar las vidas de muchas personas…esperamos que de una manera positiva.

    En este sentido, nuestro “Tour de la Granja de Perlas” le ha proporcionado a las “Perlas del Mar de Cortez” un amplio público. En el año 2008 tuvimos la fortuna de ofrecer recorridos a casi 15,000 personas, cuando entre los años 2002 a 2007 la cantidad de visitantes promedio anuales fueron de unos 9 mil hombres, mujeres y niños, de una impresionante lista de nacionalidades: los Estados Unidos de América y Canadá (juntos representando el 85% de nuestros visitantes), México, Guatemala, Belice, Panamá, Colombia, Ecuador, Brasil, Argentina, Chile y Perú (América) y del “viejo continente” podemos enumerar a Francia, España, Portugal, Alemania, Austria, Italia, Bélgica, Inglaterra , Escocia, Noruega, Suecia, Polonia, Rusia y Turquía. De Asia: China, Japón, Corea del Sur, Filipinas y la India. De Oceanía: Australia, Islas Cook y Tahití. Y creemos que esta es una lista bastante impresionante de este “remoto destino”, conocido por todos nosotros como Guaymas, nuestro “terruño” (o “marruño” dirían algunos).

    Grupos: de compañías turísticas de Estados Unidos, Escolares (de todo México y Estados Unidos) y de todo aquel que desee conocer una granja de perlas.

    ¿Y qué fue lo que hizo que esto fuera posible? ¡El Turismo por supuesto! Sin embargo, esta zona atrae a un turista especial que se encuentra en búsqueda de un destino turístico más “auténtico”, y no por el tradicional “destino enlatado” o “comercial”. Con lo anterior no quiero decir que existen destinos que sean “mejores” que otros… sino que hay diferentes gustos y que existen personas que va a disfrutar de ambos tipos o preferir uno sobre del otro. Un destino turístico “auténtico” te permite disfrutar su oferta de una manera más original: podrás disfrutar de los paisajes y atardeceres, de los sonidos y la música, del contacto con la gente (cosa diferente a estar en tumultos) y del sabor de la comida… pero también tendrás la oportunidad de experimentar olores (no del todo agradables), de soportar las inclemencias de nuestro extremoso clima (el calor de Agosto y el frío de Enero), así como de las picaduras de moscos y aguamalas. Pero eso sí: jamás te dejará una sensación de vacío. Y un recorrido auténtico y que se complementa muy bien es el que ha sido conocido por décadas como el “Circuito Barranca del Cobre-Mar de Cortés“. En un recorrido de estos puedes admirar y experimentar la belleza de los desiertos de Chihuahua y Sonora, la majestuosidad de las Barrancas del Cobre, la cultura y el sabor de pueblos como El Fuerte, Sinaloa, o Álamos, Sonora, y el esplendor y serenidad de las aguas del Golfo de California desde Guaymas-San Carlos… y este recorrido esto ha sido extremadamente exitoso desde la década de 1990, atrayendo a decenas de miles de visitantes a toda esta zona.

    ¿Cómo dio inicio el Tour a la Granja de Perlas?

    1993: Orígen Humilde del Proyecto "Perlas"

    Y esto podría ser una sorpresa a todos quienes nos han visitado: porque esto comenzó simplemente como un “accidente”. Fue en 1994, cuando Enrique, Manuel y yo estudiábamos nuestras maestrías en el Campus Guaymas del “Tec de Monterrey”, y para realizar nuestra investigación tuvimos que invertir largas jornadas, trabajado en el muelle de la escuela en las tardes después de concluir nuestras clases (incluso hasta altas horas de la noche, con sólo la luna como fuente de luz). Nuestras herramientas y equipo eran muy básicos: cubetas y bandejas de plástico, viejos cuchillos de cocina, cepillos, boyas y nuestras jaulas de cultivo de fabricación “casera”. Así, pasamos muchas horas hasta conseguir un increíble bronceado y una “melena güera” (cabello blanqueado por el sol) y comenzó el crecimiento de “nuestra pequeña granja” que –en ese tiempo- consistía principalmente de “escalopas” (o “zamburiñas” como les dicen en España), “Callos de Hacha” y –por supuesto- las ostras de perlas. No había visitantes ni turistas… solamente estábamos nosotros, nuestros “bichitos”, los estudiantes del “Tec” y algunos pelícanos.

    El “accidente” que nos introdujo al mundo del turismo sucedió en etapas, pero a grosso modo sucedió así: hacía varios años –no puedo decir realmente cuántos-nuestro Campus tenía una cocina-laboratorio al servicio de los estudiantes de la carrera de Servicios Alimentarios (realmente tenía el estrambótico título de Ingeniero Bioquímico Administrador en Servicios Alimentarios o IBS); y en ese laboratorio-cocina preparaban todo tipo de cosas allí: pan, vino, bebidas de frutas, una comida completa y postres. Esto se hacía con la intención de que nuestros compañeros aprendieran todo lo relativo al manejo y administración de un restaurante, incluyendo la preparación de alimentos… pero después de preparar estos alimentos: había que buscar quién los degustase. Así que todos los jueves había restaurante con “Comida Corrida”, y de esta forma muchos teníamos la oportunidad de disfrutar de una comida completa, pero no éramos los únicos: los norteamericanos (tanto de Estados Unidos y de Canadá) residentes en San Carlos-Nuevo Guaymas conducían hasta a nuestra escuela para disfrutar de una comida buena, variada y barata. Muchos de estos residentes temporales regresan a su país de origen -por lo general durante el verano para escapar de nuestro agotador calor- y regresan para escapar de sus terribles inviernos, así que a su regreso también regresaban a nuestro Campus a comer en el restaurante.

    En el año de 1994, México sufrió otra terrible crisis económica (que causó el sonado “efecto Tequila” en la economía mundial) que imposibilitó a un gran número de estudiantes el poder continuar con sus estudios; así, la población estudiantil se redujo súbitamente a cerca de 120 almas. Una de las muchas consecuencias fue que la especialidad en “Servicios Alimentarios” fue desarticulada y el “Restaurante” cerró sus puertas para siempre. Sin embargo, muchos de los visitantes no se dieron por enterados del cierre… y volvieron, sólo para encontrar cerrado a su restaurant favorito. Así que algunos de ellos simplemente comenzaron a deambular por el Campus. Digo…después de manejar por 30-40 minutos para llegar al sitio (y la misma cantidad de tiempo para regresar) y ¡¿todo para nada?! Así que de estas personas unas pocas simplemente bajaron al muelle y vieron a estos “mushashos greñudos” (que en “Sonorense” significa: jóvenes de cabello largo) que parecían estar muy interesados en limpiar y medir a unos animalitos marinos, así que algunos comenzaron a realizar preguntas… y esto fue el  inicio del Tour (Nota aclaratoria: Manuel jamás tuvo cabello largo).

    1996: Con Apoyo del Tec de Monterrey

    Inicialmente no teníamos mucha información para compartir –o eso creíamos- así que los “visitantes” comenzaron a realizar todo tipo de preguntas, tales como: ¿estos bichos se comen? ¿A qué saben? ¿Por qué se mueven así? ¡Órale! ¿Pueden lanzar un chorro de agua hasta acá?!?!?! ¿Le duele cuando la almejita le muerde los dedos? ¿Estás casado? O –tal vez esta sea mi pregunta favorita- ¿Cómo puedo obtener un hermoso bronceado como el tuyo? (Mi Respuesta Favorita: “basta con trabajar durante 8 horas diarias bajo el sol por unos…tres años”). Y lo “simpático” era que para muchos de estos “visitantes” nuestro trabajo era realmente interesante (y digo “simpático” porque aún nos faltaba bastante para generar resultados tangibles: perlas)… y por el sistema de “viva voz” o “word of mouth” la noticia llegó a más estadounidenses y canadienses. Eventualmente, más visitantes llegaron y empezamos a disfrutar de su compañía (los bivalvos son criaturas de buenas vibras, pero no muy habladoras que digamos) y una cosa llevó a otra: inesperadamente nos encontramos dando visitas guiadas de “5 minutos”, en las que explicábamos lo que queríamos hacer y cómo íbamos a “resucitar” a la  industria de las perlas de México. Sin embargo, aún faltaba un evento adicional para que esto detonase en una auténtica “atracción turística”.

     

    El Plato Fuerte del Turismo Regional

    Sin que nosotros los supiéramos, varias empresas turísticas –radicadas en Estados Unidos- ya se encontraban utilizando exitosamente los atractivos turísticos de la zona, centrando su atención principal en el Estado de Chihuahua con las “Barrancas del Cobre” (el cuál no es realmente un solo cañón… sino que en realidad se trata de una serie de 6 de cañones interconectados, y que juntos son aproximadamente unas 5 veces más grande que el “Gran Cañón del Colorado” de Arizona en los Estados Unidos). Estas empresas se dieron cuenta del enorme potencial de utilizar una buena porción del noroeste de México para ofertar un “Tour Barrancas del Cobre-Golfo de California”, que atrae la atención a un público más amplio: en un tour guiado de estos, los visitantes tendrían la posibilidad de visitar el hermoso pueblo colonial de El Fuerte, Sinaloa, el Mar de Cortés en San Carlos-Guaymas, y que utilizaría puntos fuertes de Chihuahua, tales como un viaje por el tren CHePe hasta Divisadero y Creel, la ciudad de Chihuahua, las ruinas de Paquimé y visitas a comunidades de Mormones y Menonitas. Aun así, los Guías Turísticos siempre estaban al acecho de nuevos atractivos… y de alguna manera se enteraron de la historia de estos “ingenuos investigadores” que habían comenzado a cultivar perlas en Guaymas, y fue así que llegó el primer  grupo de “exploradores”.

    Sonora: Alamos, Hermosillo,Guaymas. Sinaloa: El Fuerte. Chihuahua: Chihuahua,Casas Grandes,Palomas,Divisadero,Creel

    Y los primeros en llegar fueron Sergio Corona y Carlos Gaytán (en aquellos días ambos trabajaban para Grand Circle Travel, pero ahora trabajan para “A Closer Look Tours“). Nos visitaron, nos pidieron un “tour”, nos hicieron preguntas sobre nuestra investigación y las cosas que estábamos haciendo, vieron nuestra joyería (para 1996, ya habíamos producido una línea de perlas Mabe en Joyería de Plata) y nos dieron un poco de “entrenamiento” sobre la forma en que podíamos presentar y explicar nuestro proceso de cultivo de perlas. Y así fue como se forjó este vínculo único entre un grupo de perlicultores, empresas turísticas y decenas de miles de turistas internacionales. Poco tiempo después, estas empresas nos incluyeron en su folletería oficial, sitio web y catálogo de productos como uno de sus atractivos principales dentro de su producto “Copper Cannyon”.

     

    Lo bueno, lo malo y lo feo…

    Rocío, Diana y Karla

    Nuestra nueva estrategia consistió en tener solamente un Tour cada hora a la hora. Esto ayudó bastante, pero todavía mucho de nuestro tiempo y concentración se dedicaban a este esfuerzo cuando también teníamos que estar al pendiente de llevar a cabo la operación de perlicultivo, y bajo esas condiciones se empiezan a cometer más errores, lo que reduce la cantidad de perlas de la cosecha. Esto era ineficaz para nosotros, así que decidimos contratar a un poco de ayuda por medio de una “guía profesional” (tras varios meses de capacitación) para ayudarnos con los grupos y ¡esto fue una bendición! Finalmente, podríamos dedicar nuestro tiempo a producir perlas hermosas, sin escatimar la atención de cada persona que visitaba nuestra granja. Esto definitivamente fue LO BUENO. Y tuvimos varias personas en esta posición laboral, algunas buenas, otras no tan buenas y algunas pocas Excelentes. Así, que en este momento me gustaría agradecer a tres de las mejores: Rocío, Karla y Diana. Realmente las echo de menos…

    LO (RE)FEO

    Y este párrafo lo separo de los anteriores porque tiene que ver con una serie de eventos desafortunados sobres los cuáles no tenemos el mínimo control o poder. Digamos que “La ley de Murphy” decidió golpearnos con todo: alevosía, ventaja y rudeza innecesaria. Por lo que he platicado con amigos y conocidos a lo largo de nuestro bello México…la cosa está igual en todos lados (a pesar de lo que nos informa la retahíla oficial).

    Todo comenzó a principios de 2009 cuando México fue golpeado por el “virus de la gripe porcina” o AH1N1, y este evento virtualmente PARALIZÓ al país y causó miedo entre los turistas, quienes prefirieron huir a sus países de origen (Nota: Estados Unidos tuvo más casos de este virus que México) para “escapar” a la Pandemia. Pasaron meses para ver una pequeña recuperación en el número de visitantes… y de nuevo fuimos golpeado por otro par de invencibles enemigos: la Crisis Económica Mundial -que comenzó en los Estados Unidos en el 2008- y que afectó a todo el planeta y –por supuesto- que NO VAMOS A OLVIDAR a nuestra “Narco-Guerra”, que no ha sido eficaz para erradicar a los cárteles de la droga, pero que si ha sido extremadamente eficaz para destruir nuestra industria turística nacional y regional.

    Independientemente del hecho de que el Estado de Sonora se considera como un “Estado Seguro”, o de que nuestro Índice Nacional de Homicidios es menor al de muchos otros países (incluído Estados Unidos), aquí realmente no quiero entrar en detalles o pleitos con las estadísticas publicadas –manipuladas dirían algunos- de nuestros excelsos gobiernos, así me voy a fijar en la forma en que esta situación nos afectó: perdimos el 80% de nuestros visitantes internacionales en 2009 y la tendencia continuó en el 2010. Esto es definitivamente y sin lugar a duda: LO FEO.

    La nueva situación

    A pesar de las terribles noticias concernientes a la seguridad en México, seguimos teniendo una buena cantidad de visitantes, gracias a que aún existen muchos valientes viajeros canadienses y estadounidenses, que no temen enfrentarse a las ametralladoras, granadas y asesinatos que suceden a diario en… Afganistán, Irak y Libia. A pesar de las noticias, aún vivimos muy tranquilos aquí en Guaymas. Los cruceros continúan llegando a Guaymas (ya tuvimos 4 este año, faltando otro par por llegar) y todavía tenemos una empresa turística importante con autobuses llenos de turistas: “A Closer Look Tours”.

    Cruceros en la Terminal Portuaria de Guaymas

    Pero, ante la nueva realidad hemos tenido que reducir nuestro personal y –nuevamente- comenzamos a “disfrutar” de Lo Malo de los Tours; y simplemente ya no podemos soportar esta “paliza”, además tenemos una granja de perlas por operar. Así pues, tuvimos que -una vez más- concentrar nuestros esfuerzos e introdujimos pequeños cambios en nuestro “Recorrido a la Granja de Perlas” (efectivo desde el 28 de marzo del 2011):

    • Visitas Guiadas (de lunes a viernes): desde las 9:00 am hasta las 2:00 pm, cada hora en la hora.
    • Visitas Guiadas en Sábado: de 9:00 a 11:00 am, cada hora en la hora.
    • Costo de la visita guiada: $20 pesos ($2 USD) por persona. Niños menores de 5 años no pagan.

    En todo caso, si adquieres tu boleto para el tour y posteriormente te decides a comprar una pieza en nuestra joyería: te habremos de reembolsar esta cantidad al momento del pago. No pierdes dinero.

    Por lo tanto, nuestras disculpas a todos: por tan solo 15 años tuvimos un recorrido totalmente gratuito, pero ahora esperamos poder ofrecerles otros 15 años más con nuestro Tour a la Granja de Perlas: un recorrido de 40 minutos en los cuales hablamos de los 400 años de la pesca de perlas y de los métodos de cultivo de las perlas en Guaymas e incluso sobre la calidad de las perlas.

    Diversos Aspectos del Cultivo de Perlas en Guaymas

    Espero que esta entrada del blog no haya sido demasiado larga o un tanto aburrida… para mí no ha sido aburrido compartir esta historia –muy abreviada- con ustedes: ha sido un todo un viaje y que -para nosotros- aún no finaliza y que creo ha valido la pena contar.

    Ya para resumir: si tienes la oportunidad de visitar nuestra Granja de Perlas, ¡hazlo! Realmente te pierdes de algo especial y único, no solo en México sino en el Continente. Decenas de miles de visitantes extranjeros y nacionales lo han hecho… ¿qué esperas si ni siquiera necesitas pasaporte?

    Ahora, si tómate un minutito para contestar la siguiente encuesta:

    Después de aprender sobre el recorrido por la granja de perlas de Guaymas…¿tienes deseos de…????

    T




    Hasta la próxima…

    Thomas Hainschwang:

    Un reconocido gemólogo de Liechtenstein, fundador del laboratorio GEMLAB. Thomas vino a hablar de sus recientes descubrimientos sobre un elaborado fraude que se está cometiendo en la industria de la perla de cultivo. Esta es la historia –resumida- de los hechos:

    En el año 2009 comienzan a aparecer una gran cantidad de enormes y redondas “perlas naturales” provenientes del Indo Pacífico (entre Indonesia y Filipinas). Como esto –la aparición de grandes cantidades de perlas naturales- no es algo común, algunos compradores enviaron sus perlas a analizar en los principales laboratorios gemológicos del mundo, y algunas perlas llegaron al laboratorio de Thomas.

    Inmediatamente se dio cuenta que las perlas naturales tenían una enorme similitud con las perlas de cultivo (tamaño, formas y colores) y que eran muy parecidas entre sí…otro detalle revelador. Total que las analizaron con rayos X (un método muy socorrido para saber si una perla es natural y de cultivo) y efectivamente las perlas parecían tener la estructura de una perla natural…pero había algo que no le gustaba: unas pequeños huequitos entre una capa de nácar y el centro de la perla –algo muy común entre las perlas de cultivo- asi que decidió pedir permiso al dueño de las perlas para partir una perla y examinar el interior.

    Lo que encontró lo dejó pasmado: algún granjero utilizó perlas naturales de “callo de hacha” (habría que mencionar que las perlas utilizadas eran de pésima calidad o incluso rotas) como núcleo para producir “perlas naturales”. Asi, ante un análisis no detallado las perlas pasarían a ser consideradas como naturales, con un valor por mucho superior al de las perlas de cultivo. Esto se conoce como FRAUDE. Quienquiera que diga que tiene perlas naturales debe de tener un certificado emitido por algún laboratorio de renombre (GIA, AGTA, SSEF, GEMLAB) y el defraudador sabía que con esta técnica podía engañar a muchos…pero no a todos.

    Thomas recomienda no adquirir perlas naturales de ostras del género Pinctada en estos tiempos, para evitar al máximo el riesgo de ser engañado. Para leer toda la información, puedes descargar este archivo PDF (en inglés).

    Kenneth Scarratt:

    Director del laboratorio gemológico del Gemmological Institute of America (GIA) en Tailandia, nos ofreció un extenso repertorio sobre los métodos de tratamientos en perlas: básicamente sobre los métodos que han sido utilizados desde hace más de un siglo -asi como los más recientes- para “embellecer” a las perlas de cultivo que carecen de algún atributo deseable (como la belleza) y que se vuelvan “comerciales”, el “arte” de convertir a la basura en algo deseable.

     Y aunque no fue nada nuevo para nosotros conocer de todo esto, no deja de ser interesante el conocer detalles íntimos sobre las técnicas utilizadas para “mejorar” a las perlas. A nuestro parecer esto no es más que un refinado tipo de fraude, pero digamos que es un fraude aceptado en la industria…como todos lo hacen –bueno, nosotros no lo hacemos- entonces es algo válido y no está mal.

     Pero bueno, van los detalles:

    •  Todas las perlas que se producen en el mundo son procesadas de una u otra forma…aunque asumo que no estaba pensando en nuestras “Perlas del Mar de Cortez”, que no son procesadas. En este apartado mencionó más de 10 tipos de procesos industriales para mejorar la apariencia de las perlas.
    • Una cosa que nos llamó la atención a más de uno (incluyendo a Antoinette Matlins) es que la mayoría de los gemólogos no considera que el pulido de la perla es un tipo de proceso…cosa con lo cual difiero. ¿No sería acaso como distinguir entre un trozo de carne cruda y otro trozo de carne cocida? Para algunos esto es una cosa seria.
    • Menciona que el 99.99% de las perlas “Akoya” –que se producen en la ostra Pinctada imbricata (=fucata) en países como Japón, China, Vietnam e India- son BLANQUEADAS con agua clorada y rayos ultravioleta (UV)…y aunque no mencionó a las perlas de agua dulce, yo asumo que es un porcentaje muy similar.
    • Relevante: Kenneth hizo notar que las variedades de coloración en las perlas es algo muy normal en ellas…hasta que se les procesa para lograr UNIFORMIDAD de color.
    • Sobre las “Perlas Negras” teñidas: inicialmente se les pintaba por medio de Nitrato de Plata  y se obtenía una coloración negra-café que era fácil de determinar (por medio de una prueba de detección de plata), pero por el costo del metal y por ser más sencillo hoy se utiliza la IRRADIACIÓN o utilización de Rayos Gamma, para quemar la conquiolina de la perla y que esta se torne negra. Esto se detecta porque el núcleo de la perla también se quema y se torna negro. Es el método favorito de los productores de perlas de agua dulce (¿han leído sobre las “auténticas y genuinas perlas negras” que hay a la venta en “Mercado Libre” de México? Hay demasiadas perlas “quemadas” a la venta allí).
    • Un tratamiento interesante: el “coating” o “recubrimiento”, que al parecer es muy socorrido entre productores de perlas chinas y tahitianas. Se aplica una fina capa de óxido de aluminio (a veces de titanio) para hacer que las perlas mejoren de apariencia, pero este tratamiento no dura mucho y se identifica con rayos UV.
    • Otro dato interesante para quienes saben poco de Perlas Mabé o Medias-perlas: el color de la perla se puede “inducir” utilizando resina epóxica colorida…así, junto con una capa delgada de nácar, la perla Mabe puede aparentar tener el color deseado: azul, rosa, verde, etc…mencionó a las perlas de abulón de Nueva Zelandia como un ejemplo clásico.

    Por último, habló de un fenómeno que el calificó como “admirable”: la fluorescencia especial de las “Perlas del Mar de Cortez”, ya que al ser producidas por la ostra Pteria sterna, son capaces de tener una fluorescencia que varía del rosa pálido al rojo sangre bajo un haz de luz Ultravioleta (UV de alta longitud). Este fenómeno está bien documentado y lo tenemos disponible en video:

     

    Al término de las ponencias hubo que regresar al área de exhibición y ventas…pero este relato aún continúa…

    Nunca se me había ocurrido realizar mis comentarios sobre el “Tucson Gem Show” ya que para uno no hay tantas novedades de un año a otro…a diferencia de las primeras ocasiones en las que participas en este tipo de eventos. Pero este año si se “sintieron” algunas cosas que lo hicieron diferente para nosotros.
    Para comenzar, este año tuvimos la oportunidad de participar –gracias a la invitación de la gemóloga Antoinette Matlins, autora del libro “The Pearl Book: The Definitive Buying Guide”) en una conferencia organizada por la AGA (Accredited Gemologists Association), teniendo lugar el 2 de febrero del 2011, y la cual contó con excelentes panelistas en lo referente al mundo de las perlas. A continuación un breve recuento de cada una de las pláticas:

    Elisabeth Strack:

    Autora del libro “Perlen” (“Pearls” o “Perlas” en castellano) que es considerado –hasta este momento- como la principal fuente de información –tanto técnica como histórica- sobre esta bella gema.
    • Dentro de las cosas importantes que mencionó Elisabeth estuvieron:La producción de perlas Akoya calidad “Hamadama” en Japón, en cantidades aún no muy grandes, con excelente color y con un grosor de 0.5 mm de nácar.
    • La producción –en Vietnam- de perlas barrocas de hasta 10-12 mm de diámetro con buen grosor de nácar (0.5 mm) y con iridiscencia, que según le informan se han logrado gracias al uso de híbridos de dos especies de ostras perleras: la ostra Pinctada imbricata del Golfo Pérsico y la Pinctada radiata de Vietnam.
    • La excelente producción de perlas negras en Islas Fijii, de colores naturales y con excelente grosor de nácar (0.8- 1.5 mm) y que han bajado su producción a tan solo 10 mil perlas al año, para concentrarse en la calidad de su gema. Hasta el momento han alcanzado tallas de 17 mm de diámetro en sus perlas.
    • El uso de nuevas técnicas para “Inducir Colores” (color inducement) para que las perlas producidas tengan colores bellos y especiales. Se discute que estas técnicas incluyen la inyección de ciertas proteínas o carotenoides dentro de las ostras o el uso de óxidos metálicos (como se hace en una granja en Tanabe, prefectura de Mie, Japón).
    • Mencionó también que todavía no existe una sola granja del mundo que produzca perlas (libres o “redondas”) en una ostra del género Pteria, a excepción de la granja de perlas de Guaymas, Sonora, México y que estas perlas siguen teniendo una producción muy limitada (4 kilos anuales o 3,800 perlas) y que de esta granja se siguen produciendo perlas de colores naturales y con excelente grosor de nácar (0.8-1.5 mm).
    Adicionalmente, la empresa “Imperial Pearls” realizó una serie de entrevistas a Elisabeth Strack, las cuales fueron puestas a disposición de todos por medio de YouTube (en inglés solamente) por lo que si quieren escuchar sus comentarios se pueden dirigir a este Canal.

    En lo personal no creo la historia de los híbridos de ostra de Vietnam, ya que ya anteriormente se dijeron cosas similares sobre la perlas de río de Japón –las “famosas” perlas “Kasumis”- hecho que posteriormente se desmintió y se supo que los productores japoneses simplemente introdujeron una variedad de mejillón de China al lago Kasumigaura. Lo más probable es que hayan introducido una especie de otra localidad, cosa que logró vigorizar genéticamente a la población local de ostras.

    Lo otro que me da gusto es saber que ya hay productores que se han dado cuenta que el camino a seguir en la producción de perlas es a través de producciones limitadas –como la nuestra en Guaymas y la de Fijii- y de alta calidad y con colores naturales. Por lo visto no todo mundo está contento con tener perlas “baratas” y de falsa belleza.

    Héctor Acosta-Salmón y Megan Davis:

    Héctor Acosta es un investigador mexicano que se ha fogueado en La Paz, B.C.S., en Australia y en Florida, U.S.A., y que ha logrado –junto a su equipo de trabajo, que incluye a la investigadora Megan Davis- la producción de perlas de cultivo del “caracol Reina” (Strombus gigas). A partir de esta investigación están ya dando pasos para establecer la primer granja comercial de perlas de caracola en el mundo, contando ya con una empresa: “Rose Pearl”. Sus resultados nos asombraron a más de uno y puedo afirmar que fui uno de los que se emocionaron con este hecho. Dentro de los aspectos importantes puedo mencionar:
    • Les toma dos años a los caracoles (que son producidos en laboratorio) alcanzar la talla mínima necesaria para ser operados y que logren producir perlas.
      Los caracoles son vegetarianos y son alimentados con una dieta formulada por  ellos en la Universidad de Florida.
      Se logró la producción de perlas nucleadas y sin núcleo (keshis).
    • Si las perlas se cosechan tras 6 meses se obienen formas más redondas, mientras que al pasar el tiempo las perlas se vuelven más alargadas en sus formas.
    • La deposición de calcita es de 1.52 mg diarios…una excelente tasa de deposición. Lástima que esta empresa no va a estar en México.
    Y aunque puede tomarles algo de tiempo en encontrar un nicho comercial importante, es muy factible que logren éxito comercial ya que han demostrado voluntad en producir perlas utilizando un recurso natural sobre-explotado de una manera sustentable, además de que su enfoque también se basa en la producción de perlas de calidad…será muy interesante seguir el desarrollo de Héctor y Megan y sus “Perlas Rosas”. ¡Enhorabuena!
    En la próxima entrega hablaremos sobre las ponencias de Thomas Hainschwang, Kenneth Scarratt y nuestra sesión demostrativa con Antoinette Matlins…