Tag Archive: perlas de mallorca


Este es un tema que queríamos discutir desde hace tiempo, pero vamos dando vueltas en los diversos temas para poder captar la atención de los lectores, sobre todo porque hablar de perlas y educarse sobre perlas es ya un tema más complejo y que requiere de mayor intención. Por lo pronto, a pesar de que ya hemos hablado sobre “perlas de cultivo” y sobre “perlas naturales” (como las que producía Don Gastón Vivés en Baja California Sur, ver nuestras entradas sobre el tema) aún existen muchas personas que tienen confusión o que han recibido información errónea al respecto. Aquí les despejaremos TODA DUDA…o -al menos- ayudaremos a que tengan nuevas dudas.

Así que demos inicio a este fascinante tema de las Perlas Naturales. Primero empezaremos con un poco de historia, pasaremos a hablar de ciertas características de las perlas y finalmente hablaremos de cómo se forman las perlas naturales y esperamos poder acabar con esos populares mitos, como aquel de “las perlas se forman con un granito de arena”…si logramos hacer esto, nos daremos por bien servidos.

El Descubrimiento de las Perlas

¿Quiénes descubrieron las primeras perlas? ¿Por qué les tuvieron aprecio? ¿Qué hay para comer? Probablemente sean preguntas que muchos se han formulado a través del tiempo y para las cuales no vamos a poder tener una respuesta segura, pero imaginemos que retrocedemos en el tiempo a unos 10 mil años atrás, cuando grupos humanos en las zonas costeras o incluso en zonas con ríos comenzaron a nadar en busca de comida (por ello la importancia de la pregunta #3) y con la filosofía de “todo se come” comenzaron a sacar ostras y mejillones perlíferos. Ocasionalmente se llegaban a encontrar con una perla y esto podía ser motivo de gran gusto o de enorme disgusto… ya que una mordida fácilmente te podía ocasionar una quebradura dental. Pero, supongamos que pasamos al gusto de encontrar una “perlita” y que además era bella como la Luna, o de un verde-azul como el mar, que era capaz de lanzar destellos de un arcoíris o que reflejaba tu cara sobre ella…Magia Pura. Digamos que fue un buen comienzo para el descubrimiento de la Estética.

Ahora bien, ¿cómo fue que de apreciar y admirar a esas pequeñas bolitas de nácar pasamos a utilizarlas como gemas o adornos personales? Muy probablemente los seres humanos ya utilizábamos “adornos” variados: conchas, madera, pieles, dientes de animales, hueso, piedras…(se dice que las piezas más antiguas de joyería tienen una antigüedad de unos 100 mil años, y que son unas cuentas hechas con concha de caracol, para más información haz clic aquí) pero la perla destacaría de entre los otros adornos ya que sería mucho más hermosa y ya estaría casi lista para su uso: mientras que para casi cualquier otro artículo habría que  trabajarlo bastante para dejarlo en un estado apropiado para su uso. Pero la perla era un regalo de la naturaleza…y tenía un valor agregado que hoy no apreciamos con facilidad: su dureza (de este tema hablaremos en una entrega futura…que de hecho ya estoy trabajando).

Una vez descubierta la perla pasó a ser apreciada cada vez más por nuestros ancestros, por lo que no hay un libro sagrado que no la incluya, y así mismo generó muchas teorías sobre su formación: que si su origen era divino, que si eran la lágrimas de los ángeles cuando caían al mar y se convertían en perlas, que si cuando los rayos caían en el mar se formaban las perlas, etc. Y estas ideas fueron evolucionando junto con el punto de vista de las personas hasta llegar al clásico “un granito de arena que irrita a la ostra y se convierte en perla”. ¿Cómo fue que llegamos a esta idea?

Diseños de Joyería Ancestral

La Teoría del Granito de Arena

Lo interesante de esta idea o teoría es que la mayor parte de las personas la considera como una situación lógica, y por lo mismo debe de ser verdadera. Desmenucemos esta “teoría”, paso por paso:

1.      Las ostras perleras viven en el mar, en zonas costeras someras y crecen sobre sustrato duro (rocas, arrecifes, conchas de moluscos, etc.) y en esta área hay mucha arena.

2.      Es lógico imaginar que en un día con condiciones ambientales adecuadas (oleaje, viento, corrientes fuertes) algo de arena se levante del fondo y pueda viajar hasta encontrar una ostra abierta y que se le introduzca entre sus conchas.

3.      Lo que sigue ahora es que la ostra sienta una irritación ante lo rugoso de los granitos de arena y -como consecuencia- la ostra busque defenderse secretando suave y delicado nácar alrededor del granito de arena, hasta formar una delicada perla…¿verdad?

Una Madreperla -Pinctada mazatlanica- en su medio natural.

Pues siento mucho decirles que no sucede así, es más…voy a ser enfático y decir ¡¡¡NO NO y NO!!! Simplemente no sucede eso. Y de hecho, tenemos información confiable y científica sobre lo que realmente sucede para que una ostra produzca una perla natural…pero por alguna razón desconocida -¿acaso habrá sido marketing?- la mentirosa “teoría del granito de arena” fue la que ganó y se estableció en la conciencia colectiva de la Humanidad. ¿Con qué prueba podemos afirmar que esta teoría es incorrecta?

Tenemos dos herramientas: la primera sería la lógica y la segunda la experimentación. Vamos paso por paso.

Utilizando la Lógica

Las perlas naturales fueron siempre escasas. La mayoría de las fuentes menciona que de cada 10 mil ostras sacrificadas se obtenía una perla natural. Una perla por cada 10 mil animalillos…. Pero ¿Cuánta arena hay en el mar? ¿Por qué solamente llega un granito de arena por cada tantas ostras? ¿No podrían ser más perlas?

En nuestra experiencia, hemos visto que el mar –aquí en Bahía de Bacochibampo- puede verse severamente afectado por el mar de fondo, por tormentas tropicales y por los vientos del noroeste, al punto que el agua cambia de su color verde-azul a un color “café con leche” por la inmensa cantidad de sedimento –que incluye grandes cantidades de arena-  en suspensión. En momentos como esos, la cantidad de perlas que se podrían formar debiera de ser enorme simplemente por el potencial “arenero” de las aguas. Ahora bien, este tipo de fenómeno no es aislado: sucede muy a menudo, sobre todo en los meses de invierno. Eso significa que una ostra podría recibir varios miles granitos de arena a la semana, y si una ostra puede vivir unos 10 años…este potencial se eleva a la cantidad de millones de granitos de arena=perlas.

Así pues, cada ostra perlera debiera ser el equivalente a un TESORO: simplemente es cuestión de bucear una ostra para obtener suficientes perlas para varios collares, brazaletes, aretes para regalar con la familia e incluso con los vecinos…pero nuevamente, eso no sucede: solamente una de cada 10 mil ostras produce una perla de calidad.

Si no es un granito de arena el causante…¿qué es lo que causa que se produzca una perla natural? De esto hablaremos en nuestra próxima entrega…

Dependiendo de la calidad de las perlas, será muy difícil distinguirlas de las perlas falsas.

Bueno, a pesar de que no hemos tenido muchos comentarios en el Blog,disponemos de una herramienta que nos permite saber cuantas personas nos visitan diariamente, así como los temas que han sido más visitados y las búsquedas que se están realizando y -en base a esto- podemos decir que los temas favoritos tienen que ver con como distinguir entre las auténticas perlas (de cultivo y/o naturales) y las perlas falsas o imitación (como las “Perlas de Mallorca”). Algo muy entendible porque en México -y muchos otros países- abunda la desinformación y son pocos los libros -escritos en castellano- que te ayudan en este rubro. Por lo tanto, seguiremos hablando de este tema y -nuevamente- los invito a mandar sus comentarios.

Una Nueva Opción: El Orificio de la Perla

Para quienes nos han seguido a través de las pruebas de identificación de perlas (ej: la “prueba del fuego” o “la prueba del agua”) les tenemos una nueva opción: la “identificación del orificio de la perla”. No encontré un mejor nombre para esta prueba, aunque en inglés se le conoce como “drill-hole identification“. Este método solamente se puede utilizar en perlas que han sido perforadas o taladradas para ser utilizadas en joyería, así que si la perla no ha sido perforada no se puede utilizar este método. Otra posible complicación: si la montura de la joyería no permite observar el orificio de la perla.

¿Cómo funciona este método? Como la mayoría de las perlas falsas o de imitación contienen algún tipo de plástico (ya sea en su interior o en su recubrimiento) este material presenta un comportamiento muy diferente al del nácar (material del cual están hechas las perlas), así que esto es claramente visible (en la gran mayoría de los casos) y nos permite distinguir entre una perla y una imitación de perla. Veamos pues como se observa un orificio de perforación en el nácar y en perlas (auténticas):

Orificos de un botón de nácar

El orificio en la concha de nácar y en una perla es igual

Como se puede apreciar, el orificio de perforación es LIMPIO: no hay “rebabas” ni remolinillos. Simplemente tenemos un orificio perfecto. ¿Pero como es el orificio de una perla falsa? Veamos pues…

Comparando el orificio de una perla y una imitación de perla

Dependiendo del tipo de imitación, tenemos diferentes características en los orificios: con “remolinillos” en las más plásticas, con un orificio grande y abultado en las tipo “shell-pearl” hasta llegar a algunas con un orificio casi igual al de las perlas como en las “Majoricas” o “Perlas de Mallorca”. En este último caso, el orificio de la perla falsa se asemeja más al de las perlas debido a que la parte central de estas imitaciones está hecha de vidrio, concha nácar o -se dice- de vidrio con nácar molido. Aún así, es posible ver “rebabas” de la pintura de estas imitaciones, sobretodo cuando son nuevas.

Varios orificios de perlas falsas

Orificios de varios tipos de perlas falsas. Arriba: 2 perlas Mallorcas. Centro: imitación de perla filipina e imitación shell-pearl de perla negra. Abajo: shell pearl blanca

Analizando Joyería con Perlas:

La montura de oro no nos permite apreciar el orificio de la perla.

En la mayoría de las ocasiones, tendremos joyería -ya sea montada en metal o en hilos- para ser analizada y tendremos que aplicar este conocimiento para identificar correctamente a las perlas. En ocasiones, la pieza de joyería en metal no nos permitirá ver el orificio, así que la identificación de la pieza tendrá que ser utilizando el “método del agua”, el “método del fuego” (temas que ya hemos cubierto en este blog) ú otros métodos que discutiremos a futuro.

En el caso de los brazaletes, collares o “hilos” de perlas, la identificación es posible al aplicar presión sobre el collar o hilo para separar las perlas y apreciar los orificios (con ayuda de una lupa o lentilla, si es necesario). Un indicador indirecto lo puede ser el mismísimo trabajo sobre el collar o hilo de perlas: un collar o hilo con perlas finas presenta un nudo entre perla y perla. ¿Para qué? Para que en caso de que el collar se rompa, las perlas no se salgan del hilo y se pierdan…debido a que el valor de las imitaciones es muy bajo, se ahorran dinero evitando estos nudos.

Un colorido collar de perlas mexicanas

Collar de perlas donde se aprecian los nudos entre perla y perla asi como algo de la perforación.

Ahora bien, la mayoría de los collares de “perlas de río” no poseen nudo entre perla y perla, pues a pesar de que son “auténticas perlas” su valor y calidad no las hace merecedoras de un nudo.

Un collar de "Perlas Mallorcas" donde se aprecia que no hay nudo entre las "perlas" y se se distingue la "rebaba" plástica.

En nuestra próxima entrega hablaremos sobre como distinguir perlas utilizando su apariencia externa, principalmente su coloración y textura.

Aqui de nuevo con pruebas sencillas que les ayudarán a identificar entre perlas. Muchas de estas pruebas de identificación eran utilizadas para -principalmente- identificar las perlas de cultivo de las perlas falsas o imitaciones. Sin embargo, hoy en día incluso pueden servir a identificar entre diferentes tipos de perlas, como sería entre las perlas de río, las perlas Akoya de Japón/China, las perlas tahitianas o negras y -por supuesto- las perlas del Golfo de California.

Asi bien, para esta prueba utilizaremos otro elemento natural, pero opuesto al que ya utilizamos anteriormente: el AGUA. A diferencia de la prueba del fuego -que es muy divertida cuando se utiliza en perlas falsas- la prueba del agua no es destructiva pero puede tener un valor estético si se utilizan las perlas adecuadas. Para entender de lo que estoy hablando necesitamos ver algunas imágenes y hablar de unos términos arcanos conocidos bajo los nombres de “oriente” y “sobretonos”.

El Oriente/Los Sobretonos

Mucho se habla del “oriente” de las perlas. Discusiones por grandes “conocedores” hablan sobre la inusual y bella apariencia del “oriente” pero para la mayoría de estos “expertos” es difícil explicar lo que es el oriente (probablemente porque nunca han observado una perla con este atributo). Asi que empezaremos a desmitificar este bello atributo visual de las perlas… primero, con el concepto mismo:

La luz, ya sea natural o artificial -cuando la perla es noble-, se refleja totalmente en la pulida superficie y le da ese brillo especial; la claridad rodea a la perla de un vivo reflejo aterciopelado y suave que a veces se tornasola; y el oriente resulta de la curvatura de las laminillas superpuestas, lo que hace que los efectos de la reflexión de la luz den a la joya una sensación de diafanidad absoluta. (Fuente)

¿Difícil de entender? Es una buena descripción de una perla, pero no ayuda mucho a entender el oriente ya que utiliza en una sola definición varias propiedades de la perla: el lustre, la iridiscencia y ese suave resplandor que de la perla emana debido a las capas translúcidas de nácar (a eso se refiere con diáfano). Pero, para dar claridad a  vamos a concentrarnos en un solo concepto: el oriente o sobretono.

Utilizaremos la descripción que a mi manera de ver es la más coloquial y entendible y que viene de la página de “Perlas del Mar de Cortez”:

el oriente se observa como un segundo color o sobretono. … básicamente se trata de un efecto visual que se identifica como si existiesen “aros” concéntricos de colores en la perla.

Para muestra un botón. Veamos una foto con diversas perlas: perlas chinas (de río), imitaciones, perlas akoya japonesas, perlas negras y Perlas del Golfo de California:

En estas fotos podemos apreciar que las perlas Negras y las Mexicanas poseen una iridiscencia especial, que hace que parezca que tienen varios colores y que no poseen solo un color…como se aprecia en las otras perlas. Esos “anillos” de color que parecen flotar sobre la perla se conocen como “oriente” -en las perlas de colores claros- y como “sobretonos” en las perlas obscuras. En este momento no vamos a hablar sobre que es lo que causa que exista este singular efecto óptico, ese tema es para otra ocasión, pero de lo que si vamos a hablar es sobre como utilizar este atributo visual para identificar diferentes tipos de perlas, asi que ¡comencemos!

La Prueba del Agua en Perlas Claras.

Utilizamos un pequeño recipiente de color blanco al cual le ponemos suficiente agua limpia, la necesaria para cubrir las perlas. Nos movemos a un área con buena iluminación natural (no necesariamente al rayo del sol) y allí introducimos diferentes perlas en el agua. ¿Qué va a suceder? El agua funciona como amplificador visual de este efecto visual (oriente/sobretonos), además el recipiente de plástico blanco ayuda a rebotar la luz de una forma óptima sobre la perla: si la perla presenta oriente o sobretono, entonces veremos una gran diferencia a manera de “anillos de color” en la perla. Claro está, si una perla no presenta este efecto…pues se trata de una perla de menor calidad o incluso una “perla falsa”.

Veamos un ejemplo. Tenemos un grupo de “perlas blancas” o de color claro (perla china de río, perla “Mallorca”, otra imitación llamada “Shell Pearl” y unas “Perlas del Mar de Cortez”. Fuera del agua la mayoría de estas perlas tienen una apariencia “de perla normal” (yo le llamaría “muerta”, “apagada” o “lechosa”), excepto por las perlas mexicanas, que presentan un hermoso y fuerte oriente (verde y rosa).

Ahora, introduzcamos esas mismas perlas en agua y el cambio es significativo: las perlas falsas y la perla china no presentan cambio alguno e incluso se ven más blancas, pero las perlas del Golfo de California presentan un par de aros o anillos de color. Aquí observamos el Oriente de la perla con facilidad.

La Prueba del Agua en Perlas Obscuras:

En las perlas de color obscuro es aún más intenso el resultado. De entre las perlas utilizadas – perla negra de Tahití, perla china teñida, perlas falsas y perlas mexicanas- para esta demostración, varias presentaron un buen efecto visual de sobretonos. Pero ahora veamos a las competidoras antes de ser introducidas al agua:

Ahora, veamos a las mismas perlas pero dentro del agua…

En el caso de la perla teñida y la perla tahitiana, el sobretono hace una aparición más fuerte que lo que se puede apreciar a simple vista. Las perlas de imitación -Majorica, imitación y “Shell Pearl”- tampoco presentan sobretonos, aunque habría quien se confundiría con la “Shell Pearl” debido a que en la foto se observa algo similar a un anillo, pero realmente no lo es…este es un efecto visual dinámico y que se puede observar mejor en un vídeo. Ahora bien, la perla mexicana destaca por su tremendísimo efecto de sobretonos: un verdadero espectáculo visual.

Comparando Perlas Claras y Obscuras en Agua:

Este apartado nos sirve para ver las diferencias entre tipos de perlas. Por ejemplo, las perlas obscuras presentan un efecto más marcado y las claras no presentan ningun efecto, tal vez debido a que fueron blanqueadas y pulidas excesivamente…como se hace de manera rutinaria con este tipo de producto.

De izquierda a derecha: perla Akoya, perla de río, perla negra y perla teñida.

Perlas Falsas o de Imitación:

Las perlas falsas no presentan este deseable efecto visual…al igual que las perlas de calidad inferior.

Perlas del Mar de Cortez:

Un rico deleite visual…los colores son variados y dinámicos, algo que rara vez se logra observar en otras perlas. Son estas “pequeñeces”, estos “detallitos” los que hacen que esta perla sea única.

El Video.

Y como en otras ocasiones, he preparado otro video sobre esta prueba ya que este es un fenómeno visual y dinámico. En esta ocasión volví a utilizar la música de “Perlas del Mar de Cortez”, aunque realmente deseaba utilizar la canción “Strange Overtones” (Extraños Sobretonos) de David Byrne…pero ya conocemos las políticas de YouTube al respecto, asi que si tienen esa canción ponganla con el video y lo podrán disfrutar de una manera diferente.

Hasta la próxima entrega…

Esta pruebita…esta es otra de esas reliquias universales que sirven para identificar perlas y que personas de todo el orbe utilizan para asegurar que una perla es perla y que otra es simplemente falsa. Pero lo hermoso de los mitos es como los podemos desmitificar. Veamos primero como es que funciona este sofisticado sistema de identificación dental.

El Sistema de Identificación Dental.

Muchas personas te dicen que la perla debe de ser “mordida” suavemente entre los pre-molares. Otros que debe de ser mordida -suavemente- con los caninos o los dientes frontales o incisivos y otros más que la perla debe de ser frotada sobre los incisivos. ¿Cuál es el método correcto?

La mejor manera de hacer esta prueba es sosteniendo la perla entre los dedos y utilizando uno de los incisivos superiores, cerca de la zona en contacto con el tejido blando (encías) de la boca, pero no por encima de dicho tejido…aunque olvidé mencionar que es escencial que los dientes estén limpios (por favor y por higiene). Se utiliza un movimiento hacia los lados (ver diagrama), lentamente y aplicando algo de presión o fuerza ya que queremos que la perla esté en contacto estrecho con la perla. ¿Qué vamos a sentir? Un efecto de “raspado”, como si estuviésemos rayando cerámica. Como el sonido viaja por nuestros dientes y huesos, es incluso posible escuchar un leve sonido, un rasquido.

¿Qué pasaría si la perla fuera falsa? Depende del tipo de imitación de perla. Por ejemplo, si fuera una perla falsa -pástica- del tipo económico, la sentiríamos muy ligera y lisa, no habría ese efecto de “rasquido” sobre el diente. Pero, en una imitación tipo “Shell-Pearl” tendriamos un peso mayor en la pieza dental (el interior de esta imitación es un tipo de cerámica), pero la pieza también se siente lisa y no habrá rasquido.

¿Qué tal una perla de Majorica? ¡ Ah ! Excelente pregunta, ya que esta es la imitación más común. Pues, la supuesta “perla” tendría un buen peso -debido a su núcleo de vidrio- y además habría un sonido de “rasquido” y una sensación “rugosa”, similar a la de una auténtica perla. Pero, ¿es la “Perla de Mallorca” una perla auténtica entonces? No, no lo es y a pruebas nos remitimos (ver la entrada de “Los Mitos de Perlas y Ostras #3″), pero estas imitaciones tratan de imitar de la major manera posible a una perla.

Pero para entender los del rasquido y la rugosidad en el diente, tenemos que ir a donde no hemos podido observar hasta el momento: a la superficie de la perla, pero con ayuda del microscopio.. para ver lo que no ha sido aparente hasta el momento.

Las perlas -en su gran mayoría- presentan una especie de “huella digital” sobre su superficie. Esta huella digital es conocida como el “patrón en espiral”, ya que se forman varios tipos de espirales diferentes, dependiendo de la especie de ostra que forma la perla. Podriamos -por asi decirlo- que cada tipo de perla podría ser distinguible de otra por sus espirales. Desgraciadamente es difícil obtener estas imágenes sin ayuda de un microscopio (100 aumentos como mínimo), pero la imagen adjunta puede ayudar.

A fin de cuentas, lo que sucede cuando nuestro diente y la perla interactuan es que nuestro diente termina “arañando” a las espirales de la perla. Nuestros dientes poseen “dentina” y este material es mucho más fuerte que el nácar de la perla (la dentina posee una dureza de 5 en la escala de Mohs, mientras que la perla llega a tener entre los 2.5 y 4.0 Mohs), por lo que al realizar este “excelente método” de identificación de perlas estamos dañando a nuestras perlas. Asi es, cada vez que hacemos esta “pruebita” le restamos valor a nuestras perlas.

Pero ahora ¿por qué razón la “perla de Majorica” tuvo una respuesta similar a la de la perla auténtica? Nuevamente, hay que ir a donde no podemos ver con facilidad: la superficie de estas imitaciones. Desgraciadamente no poseo -aún- un microscopio digital para tomar fotos de estas imitaciones, pero dejenme utilizar la siguiente imágen para explicar el fenómeno: la imágen de la izquierda (agradecimientos por la imagen) es de lodo/barro seco. El secado rápido permitió que la superficie se agrietara, dando lugar a esas marcas o suturas…cuyo efecto sobre nuestros dientes es similar al de los espirales de nácar de una perla. Esto lo logran por medio de la aplicación de varias delgadas capas del barniz, las cuales son tratadas con rayos UV para lograr el secado de las capas y este efecto de rugosidad.

Ahora bien, ¿que significa todo esto para ustedes? Básicamente, que no pueden confiar en el “famoso” método del diente, ya que:

  • Si se lo aplican a una perla, la están dañando y afectando su valor.
  • Si lo usan en algunas imitaciones, pueden llegar a identificarla -falsamente- como perla.
  • Si lo utilizan en perlas que han sido pulidas, puede las confundan con imitaciones.

Entonces ¿cómo puedo hacer para identificar correctamente una perla? Pues existen muchas formas diversas…y hablaremos poco a poco de ellas.

No me he podido contener desde que comencé con este tema que me apasiona y que he querido describir desde hace varios años. Asi pues, lo que debieran ser entregas semanales o mensuales se han convertido en entregas diarias. Tendrán que disculpar mi verborrea… seguro que es un tipo de catársis o desintoxicación para el alma.

El caso es que en el año 2004 Manuel, Enrique y yo tomamos varias perlas e imitaciones y filmamos un video de la reacción de las mismas a la famosa “prueba del fuego”. Fuentes bibliográficas mencionaban que las perlas artificiales o falsas se queman al contacto con el fuego, mientras que las perlas auténticas pueden sobrevivir a este proceso sin daño o con daño menor. Asi que: ¿para que creer ciegamente en esto? ¡Hagamos la Prueba! Y este video fué el resultado de esta experimentación. Los resultados no nos sorprendieron demasiado, pero si obtuvimos información importante. Asi que los invito primero a ver este video:

Los Resultados

Aprendimos varias cosas de estar “jugando con fuego”. Lo primero es que las perlas -tanto las reales y las de imitación- obedecen la “Ley de Murphy” en el apartado que se refiere al calentamiento de ciertos materiales -como el vidrio- ya que: ¡ se ponen extremadamente calientes ! y es difícil manipularlas con los dedos justo después de la aplicación de los 7 segundos de fuego directo. Pero ahora, vayamos perla por perla:

Perla China:

Perla China al Fuego

Perla China al Fuego - Comparación antes y después

La primer perla utilizada para la prueba fué una perla de orígen Chino, producida en mejillones perlíferos de los ríos de ese país. La perla fué sometida a teñido artificial para que adquiriera un color obscuro e incluso tenía una buena apariencia, ya que tenía algo de iridiscencia. Pero, tras 7 segundos al fuego observamos los siguientes cambios:

  1. El orificio de la perla fué severamente afectado, con el nácar pulverizándose, lo que amplió el área de perforación. El nácar en esta área se observaba seriamente dañado, parecido al daño causado por el sol y el medio en una concha de ostra tras unos 10 años de exposición.
  2. La perla presentó fracturas en varias partes de su superficie, las cuales se radiaban o extendían desde pequeñas “burbujas” que se formaron en la perla.
  3. La perla perdió mucho de su lustre y color.

Entonces, podemos concluir que las perlas con tinción artificial y/o que han sido sujetas a algún tipo de procesado son más delicadas y se pueden destruir bajo el calor de una flama…pero no se queman. La ceniza o “tizne” de la perla se eliminó fácilemente con un trapo.

Perla Mexicana de Color Natural:

Nuestra perla nunca es sometida a procesos de “embellecimiento”: no es pulida, ni blanqueada, ni teñida… por lo que no fué extraño ver que la prueba del fuego -en los mismos 7 segundos- no tuvo ningun efecto sobre la perla. Lo que fué más notorio fué el ver que costó más trabajo el remover el hollín o “tizne” de esta perla. Pero no hubo afectación del nácar, ni del lustre ni del color. ¡Prueba superada!

Perla Mexicana a la Flama

Perla del Mar de Cortez

Perla de Imitación: “Shell Pearl”

Comparacion de Shell Pearl y Tahitiana

Comparacion de Shell Pearl y Tahitiana

Antes de discutir sobre los resultados quiero explicar algo sobre estas imitaciones. Son las mejores imitaciones que nos ha tocado ver y analizar. Muchos sugieren que las perlas de Mallorca son las mejores, pero a nuestro parecer estas imitaciones son superiores por varias razones:

  1. Tienen un centro de cerámica, que les confiere un buen peso…similar al de una perla.
  2. Tienen varias capas de pintura o lacas. Cada capa es de características propias y dos de estas capas son semi-translúcidas por lo que dan un efecto que se adiciona sobre la capa de color base. La capa final al parecer es una capa protectora y que le confiere el “lustre” o brillo a la perla. Las capas de “color” -en colores verde y morado- están impresas en modo “newspaper” o de impresión de periódico. ¿Que quiero decir con esto? Veamos el efecto en una ampliación de imagen para entenderlo mejor.

Estas imitaciones (para información de su producción, ver aquí) causaron un “furor” en el año 2000 por allá en Hong Kong. En ese año se introdujeron exitosamente al mercado a través del famoso Gem, Watch & Jewellery Fair, y fueron muchos quienes terminaron engañados por tan buenas imitaciones. Las perlas que fueron “afectadas” fueron las perlas negras de Tahití y las Perlas de los Mares del Sur Australianas. Como pueden observar en las fotos, es muy fácil confundir estas perlas a simple vista.

SSP y Shell Pearl

SSP y Shell Pearl

Realmente unas muy buenas imitaciones… hasta que las tocas: allí es donde se “pierde la magia”. Claro que una perla de calidad superior es difícil o imposible de imitar, pero para las perlas del montón… allí donde el procesado y la homogeinidad realizan su obra también será posible encontrar una excelente imitación.

Shell-Pearl quemada

Bueno, pero pasemos a los resultados: la “Shell Pearl” requirió de el doble de tiempo bajo los efectos de la flama ya que su cubierta protectora -que la protege de sustancias químicas y de daños mecánicos- al parecer tiene un efecto de retardante al fuego. Sin embargo, esta cubierta puede ser dañada con fácilidad y esto facilita su quemado. En el video se puede observar como esta imitación sufre de severo daño en las capas superficiales y un amarrillamiento del área afectada por el calor.

Imitación de Perla Barata (Plástica):

Este tipo de imitación es la que usualmente econtramos en mercerías y en productos económicos como rosarios y bisutería económica. En este caso se trata de cuentas de plástico (polietileno) con una cubierta de pintura simple. Se reconocen como falsas de manera inmediata por su aspecto, por su peso ligero y por la presencia de “rebabas”, dignas de cualquier producto de ínfima calidad.

Realmente no tiene mucho caso hablar de estas imitaciones… en 7 segundos bajo la flama se incendian, sale humo negros y terminan como una pequeña masa de plástico derretido. Lo más significativo de estas imitaciones es que ¡son las más divertidas para quemar!

Perla de Mallorca o Majorica:

Perla Majorica al Fuego

Perla Majorica antes y después de la Prueba de Fuego

Esta es la famosa “perla, la que todos desean probar. Bueno, puedo decirles que la textura externa de estas imitaciones suele ser más rugosa que la de una perla auténtica. Esta imitación es exitosa ante las perlas “Akoya” de Japón y China, ya que estas perlas tienen poca variedad de colores (principalmente blanco y el crema o beige) y la forma es casi siempre redonda y en tamaños entre los 6 y 9 mm de diámetro. Nuevamente: entre más homogénea sea la perla tras su procesado, más fácil será imitarla.

Las Majoricas son hechas con esferitas de vidrio que supuestamente poseen un trabajo artesanal y que tienen polvo de nácar dentro. Aún si esto fuera cierto, poco importa ya que el nácar jamás se podrá observar sobre la capa de pintura. La pintura de estas imitaciones tiene una “receta especial” que incluye escamas de sardinilla (con un tratamiento especial), y se aplican varias capas de este barniz, que además debe de ser “horneado”. Lo anterior poco importa tras 8 segundos al fuego: la capa de barniz queda quemada, con una terrible apariencia y se cae…dejando una esferita de vidrio blanquecina tras de sí.

Conclusiones:

La prueba de fuego o de la flama puede ser muy destructiva, sobre todo con perlas de calidad inferior y muy en especial sobre las imitaciones.

Proximamente: demistificando otros mitos…

Mito #3: Las Perlas de Majorica son auténticas Perlas

Perla recién cosechada

Bueno, en el mito anterior vimos que las perlas de Mallorca son un producto de manufactura industrial. Las perlas auténticas son producidas por organismos vivos, moluscos, que producen nácar. El nácar es un producto de la biomineralización de los moluscos, un proceso utilizado para la formación de sus conchas duras. Tanto las perlas naturales como las de cultivo están constituidas por este compuesto. ¿De que están hechas las perlas de imitación? Depende del tipo de perla, pero usualmente se trata de una esfera o cuenta de vidrio que es recubierta con un tipo de barniz o pintura. La página de “Gratis Perlas” nos dice lo siguiente de las perlas falsas: “A pesar de su aspecto, a veces atractivo, las perlas de imitación, hechas a través de procesos mecánicos, no pueden considerarse nunca una joya. Las perlas de Majórica o de Mallorca, no son perlas naturales, son fantasía de buena calidad.”

Perla e Imitacion

Perla China y Perla Falsa

Y allí mismo continúa con la descripción del proceso de producción: “Las mejores perlas de imitación son hechas con cuentas de vidrio, cerámica, concha o plástico, cubiertas con un barniz hecho de laca y escamas de pescado trituradas para simular el iris y el color de una perla. Por muy perfecta que sea la ejecución, cualquier experto en la materia puede conocer, sólo con verlas, la diferencia entre una perla real y otra de imitación.”. Y asi es, casi cualquier persona con moderada capacidad de observación puede distinguir entre una perla y una imitación de perla, pero es necesario que la persona posea de cierto conocimiento, cosa que trataremos en este Blog más adelante.

Diferencias entre una Perla de Cultivo y una Perla Falsa

Veamos de manera de tabla, lo que son las diferencias entre una perla de cultivo promedio y una perla falsa o de imitación:

Característica Perla de Cultivo Perla Falsa
Composición Química 1) Aragonita (Carbonato de Calcio)

2) Conquiolina (una proteína)

3) Agua y

4) Pequeñísimas cantidades (trazas) de metales

1) Cuenta de vidrio o cerámica (o incluso plástico)

2) Lacas o pinturas epóxicas

3) Laca protectora de alta densidad (para proteger del fuego y químicos)

4) Algunas tienen “Esencia de Perla”: una laca o pintura que contiene escamas de sardinas.

Apariencia 1) Las perlas sin tratamientos físicos/químicos son de apariencia diferente

2) Perlas con formas/apariencia que pueden ser diferentes (de redonda a barroca)

3) Lustre variable

1) Apariencia siempre uniforme o estandarizada

2) Forma redonda

3) Siempre con el mismo lustre (homogeinidad)

Superficie a 40x al Microscopio La superficie de la perla presenta una marca similar a una huella digital La superficie tiene apariencia rugosa o similar a la de la Luna: con cráteres.
Orificio de la perla (taladrado) Uniforme y recto, típico del nácar. Arremolinado, debido a que el calor derrite las lacas.
¿En boca de todas?

Otro Mito: La prueba del diente

Como podemos ver en la tabla, hay serias diferencias entre una perla y una imitación. Algunas de estas diferencias se pueden evaluar con fácilidad, y otras requieren de herramientas. Veamos pues, las diferentes formas de diferenciar entre una perla falsa y una perla:

  1. Órganos sensoriales: utiliza nuestros sentidos para obtener información, y pueden ser visuales o táctiles.
  2. Agentes Químicos: utilizando sustancias químicas para obtener un resultado que nos oriente.
  3. Fuego: un método dramático y divertido.

Dentro de los métodos sensoriales tenemos los siguientes:

  • La prueba del calor corporal
  • Prueba del Peso de las Perlas
  • La prueba del diente
  • Examinación con lupa (10 aumentos) o al microscopio (40 o más aumentos)
  • Revisión de la perforación de la perla
  • Prueba Visual Simple o de Contrastación/Comparación

De las otras pruebas -la química y la del fuego- hablaremos más a detalle en unas semanas, pero si debo mencionar que NO ME HAGO RESPONSABLE de lo que les suceda a sus perlas -auténticas o falsas- si realizan estas pruebas, ya que se consideran pruebas potencialmente destructivas.

En la siguiente entrada hablaremos y veremos los efectos del fuego en varios tipos de perlas e imitaciones… ¡no se lo pierdan!

Mito #2: El Cultivo de las Perlas en Mallorca, España

Es fascinante encontrarse con personas que han visitado las granjas de perlas de España, han observado como buzos se sumergen en las aguas para sacar a las ostras perlíferas y cosechar las perlas… las cuales siempre son redondas y tienen los mismos colores. España es efectivamente un gran productor de moluscos bivalvos, pero su producción se lleva a cabo principalmente en las costas del norte, en las famosas Rías de Galicia, donde producen principalmente mejillón europeo (Mytilus galloprovincialis), Vieiras (Pecten maximus) y ostión u ostra comestible (Ostrea edulis). Pero ninguno de estos organismos es reconocido por la producción de perlas nacaradas (aunque si podrían producir perlas no nacaradas): son organismos criados para la producción de fino alimento de origen marino.

Comparativo de Conchas de Bivalvos

La producción de estas famosas “perlas europeas” se centra en Manacor, España, y pues… ¿dónde queda este lugar? En el Mar Mediterráneo (ver mapa, cortesía de Google Earth), un área que no ha sido reconocida como un gran productor de perlas. Pero aparte, la ciudad de Manacor se encuentra a varios kilometros de distancia de la costa… pero probablemente utilicen algún mejillón perlífero de río o lago ¿verdad?. Pues no, al parecer la isla  no posee grandes cuerpos de agua superficial, ya que no se observa la presencia de lagos ni ríos en los alrededores de Manacor, asi que descartamos esta opción.

Mapa de Europa
Ya que no utilizan un mejillón perlífero, veámos que especie de ostra marina utilizan para la producción de su perla. Revisando en la literatura encontramos pocas opciones dentro del Mar Mediterráneo. Por ejemplo, el libro de “Pearls & Pearl Oysters of the World” del científico japonés Shohei Shirai menciona que las únicas especies de ostra perlíferas que han sido reportada en el Mar Mediterráneo son la ostra “Akoya” o Pinctada imbricata y la “Ostra Alada del Mediterráneo” o Pteria hirundo. La primera con reportes en Tunisia -en Africa del Norte- y la segunda con reportes en Norte de Galicia, Italia, Grecia y Turquía. No existe un solo reporte para estas especies en la isla española de Mallorca, pero esto no necesariamente significa que no existen alli. Un hecho significativo: se menciona que la ostra “Akoya” al parecer se introdujo recientemente al Mar Mediterráneo, a través del Canal de Suez en 1896 (Vassel, citado por Kunz y Stevenson -1908- en el increíble libro titulado “The Book of the Pearl”). El siguiente mapa mundial nos da una más clara idea de la distribución de las ostras perlíferas en las costas del mundo (basado en Shohei, 1994).

Mapa Mundial Ostras

La ostra perlífera que ha sido reportada cercana al área general de Majórica es la “Pajarita” o Pteria hirundo, una especie pequeña (máxima talla 7.5 cm), concha delgada y frágil y que además pertenece al género Pteria (=Magnavicula) y ya todos bien sabemos que es un género que es extremadamente difícil utilizar para la producción de perlas de cultivo (artículo en inglés).

Bueno, entonces si no hay ostras ni mejillones perlíferos apropiados para el cultivo de perlas en España…¿quién dió inicio a este mito? Es difícil saber, probablemente una persona con más boca que cabeza sea la irresponsable de este mito, el cual se propagó como el fuego en un pastizal…La verdad es que los españoles jamás han dicho que sus “perlas” proceden del cultivo de ostras, ni afirman que sus “perlas” son naturales ni de cultivo…pero algunas personas si lo hacen, y sea por desconocimiento o por afán de lucro. En cualquier caso, se trata de una tremenda falta de profesionalismo y ética.

Veámos la página de las “Perlas de Mallorca”, de donde extraje y traduje este siguiente texto: “Las perlas de Mallorca son las perlas de imitación fabricados en la isla española de Mallorca en el Mediterráneo. Las mujeres locales se han especializado en la fabricación de perlas de imitación artística desde el siglo 19. Estas perlas tienen gran parecido a las perlas naturales cultivadas, por lo que sólo los expertos pueden distinguirlas.”. Esto último de que “solamente los expertos pueden distinguirlas” es falso, pero les enseñaremos a identificarlas con facilidad en las próximas semanas.

Ostra de Mallorca - Plasticus artifactusPero, por lo pronto nos queda muy claro que las “perlas” de Mallorca son un producto de manufactura humana… ¿qué tipo de “ostra” podría producir una perla de este tipo? Solamente conozco de una… la escurridiza “Ostra de Polietileno” (Plasticus artifactus) y me enorgullezco de decir que nuestro Museo tiene un magnífico ejemplar y cuya foto deseo compartir con ustedes:

Si tienen preguntas, dudas… aqui estamos para ayudarles y manténganse al pendiente de este Blog…

El día de hoy me tocó revisar el nuevo libro de la CIBJO sobre perlas (conocido como el “Blue Book” o “Libro Azul”). Para quienes no conozcan este “famoso” libro ni sepan de que trata, se los voy a presentar de una forma sencilla: la CIBJO es la “Comisión Internacional de Bisutería, Joyería y Orfebrería” y son quienes dan los lineamientos sobre como referirse a cuando uno vende o comercializa un producto que esté bajo ese abanico de posibilidades. Dicho de otra forma, un joyero podría utilizar los libros de CIBJO para vender sus productos de la manera más honesta posible, sin realizar una estafa al cliente final. También puede ser utilizado por el mismo cliente para exigir una mayor información sobre el producto de su interés. Desgraciadamente, es de lo más común que tanto cliente como vendedor desconozcan de esta valiosa fuente de información, o lo que es peor: que el joyero/vendedor aproveche el desconocimiento del cliente para lograr una venta fraudulenta.

La venta fraudulenta de gemas de todo tipo -diamantes, rubíes, esmeraldas y perlas- es de lo más común en países como el nuestro, y esto es en parte debido al escaso conocimiento que tiene la población general sobre las características y atributos de las gemas que se busca adquirir. A esto añadimos el factor codicia de muchos y/o su total desconocimiento y/o el hecho de que también ellos fueron timados y asi tenemos un gran pozo de malestar y desconfianza. No han sido una, ni dos… sino decenas de veces que nos ha tocado presenciar algún tipo engaño y fraude en joyería, y para nosotros -que producimos perlas de cultivo- es más sensible aquellos casos que involucran perlas.

Variedades de Perlas Falsas o Faux Perles

Por esta razón y para celebrar la publicación del CIBJO-Blue Book: Pearls (esta liga te permite descargar el archivo PDF directamente desde CIBJO, en idioma inglés por el momento) vamos a comentar sobre los varios “mitos” que permiten el engaño y fraude en la compra o adquisición de joyería de “perlas”. Esperamos que esta nueva serie sea de su agrado o desagrado (habrá quienes terminen con una terrible sensación tras la lectura de esta serie de artículos), pero en el mejor de los casos esperamos que esto les ayude a evitar un terrible error o simplemente que les evite ser timados y engañados. Asi pues, comencemos con esta serie de “Mitos”…

Mito #1: Las “Perlas de Mallorca” o “Perlas Majoricas”

Collar Bi-color de Majoricas

Probablemente este sea el mito o fraude más común de los que nos ha tocado conocer. ¿Cuántas veces no hemos tenido la visita de alguna Señora orgullosa de su gran y fino collar de “Perlas de Mallorca”? Incontables veces. ¿Cuántas veces nos han contado como fué que estando en Mallorca, España, visitaron la “granja de perlas” y pudieron ver como las ostras eran despojadas de sus bellas “perlas”? Otro tanto de veces… y ¿cuántas veces hemos tenido que repetirles que las “perlas de Mallorca” son FALSAS o perlas de imitación o dicho de forma romántica y afrancesada: Faux Perles? Demasiadas. De hecho mi frase favorita es: “LO ÚNICO QUE LAS PERLAS DE MALLORCA TIENEN DE PERLA ES EXACTAMENTE EL NOMBRE DE PERLA” (McLaurin dixit).

Pero si quieren no me hagan caso. Simplemente vayan a la página #6 en el inciso 4.4.4 titulado “Imitation or Simulated” (Imitaciones o Simulación de Perlas). Claramente se menciona que los nombres comerciales -como el caso de “Perlas de Majorica”- no podrán ser utilizados para engañar y se deberá de describirles de la siguiente forma: “Perlas Imitación de Majorica” y que claramente las identifique como perlas falsas. Por lo pronto, aqui tenemos que una autoridad internacional del gremio joyero nos confirma que tan famosas “perlas” son simplemente… imitaciones. Y esto en si no es ningún problema en sí, a menos de que le digan/afirmen que si son perlas naturales o de cultivo y entonces le están defraudando.

¿Cuál sería el problema entonces? Que en la mayoría de los casos las dependientes de mostrador -en tiendas departamentales tales como “Sanborn’s” y “Liverpool” por mencionar un par- simplemente no tienen la más remota idea de lo que venden y han sido entrenados para repetir, al mejor estilo del perico o “merolico” lo que les han dicho que deben de decir. Pero esto no exime del fraude… y no importa si el collar o brazalete o aretes vienen con un certificado de autenticidad: una revisión del mismo le informará que no son perlas auténticas, pero utilizará verborrea tal como “se trata de perlas semi-cultivadas” o que “utilizan materiales originales del mar”. Esto lo veremos a más detalle en las próximas semanas.

Akoya vs Mallorca

Akoya vs Majorica